miércoles, 15 de agosto de 2012

EL INFAME TRÁFICO MADERERO EN LOS BOSQUES BOLIVIANOS


14-08-12
No. 202
EL INFAME TRÁFICO MADERERO
EN LOS BOSQUES BOLIVIANOS
Hemos conocido un interesante «Informe de Investigación» publicado por «La Razón» (Lunes 13 de agosto de 2012), sobre el candente problema del tráfico, explotación ilegal y  delincuencial de la madera de los bosques y parques nacionales de nuestro país.
El «Informe» comienza constatando la existencia de nueve zonas críticas donde los clanes familiares criminales constituidos en empresas madereras apelan a desmontes fantasmas para “lavar” sus delitos.
En la actualidad se perdieron 7,5 millones de hectáreas de bosques, quedando solamente 45 millones de los 53,5 que existían antes de 1975.
Las nueve regiones críticas son: Abuna y Bolpebra-Filadelfia en Pando, Ixiamas- Manurimi, Palos Blancos-Caranavi-La Asunta en La Paz, Yucumo, entre el departamento de La Paz y Beni, la Reserva Forestal El Chore, entre Beni y Cochabamba, y en Santa Cruz, Guarayos, Reserva Forestal Bajo Paraguá y San Miguel-San Rafael. Los parques nacionales más depredados, según el Informe, son  Isiboro-Sécure, Manuripi, Pilón Lajas, Amboró y el Chore.
Y es, efectivamente el Parque Isiboro –Sécure en más depredado sin carretera alguna.
Quisiéramos escuchar en los análisis políticos que se refieren al cuidado de la Madre Tierra y de la ecología que inundaron los medios de comunicación desde hace más de un año, sobre las posibilidades de desforestación del Parque Isiboro-Secure; alguna mención, así sea de pasada, sobre esta dramática y miserable deforestación que sufren todos nuestros bosques de parte de los negociantes de madera, verdaderas empresas ilegales que extraen las maderas finas como la mara macho, el roble, el ochoó, el almendrillo, el tajibo, el mapajo, el curupau, el bibosi, el verdolago y la hoja de yuca. Todo este saqueo  se ha realizado con la excelente y entusiasta cooperación de la dirigencia indígena del defenestrado CIBOB de Adolfo Chávez y Fernando Vargas, este último comprobado negociante de madera y principal impulsor de las marchas de inocentes indígenas que no sabían a quién servían.
Es imperioso que se haga conciencia en torno a quiénes son los verdaderos enemigos del resguardo de la naturaleza y del medio ambiente y que hoy están fungiendo del modo más cínico como sus “defensores”.
La intangibilidad que fue interpretada del modo más falaz por los dirigentes indígenas corruptos como si no se pudiera tocar nada de la naturaleza virgen, naturalmente está siendo rechazada por las comunidades; empero en realidad y fundamentalmente la intangibilidad significa que no puede introducirse en el Parque Nacional y el territorio indígena ningún emprendimiento capitalista. Tan deleznable era la posición de los dirigentes corruptos que siendo ellos mismos los primeros depredadores y negociantes de maderas, aparecían gracias a la falsi-media reaccionaria como los más conspicuos defensores de la Madre Tierra. ¡¡Una falacia!!
El problema entonces no se centra en el asunto de la carretera y su construcción que serán efectivas siempre y cuando una inmensa mayoría de las comunidades chimane, yuracaré y mojeña, así lo determinen, sino que se centra en el control que el Estado multinacional debe ejercer sobre las empresas madereras principalmente pero también otro tipo de empresas capitalistas depredadoras ilegales.
Como podemos apreciar la política correcta y revolucionaria en torno a la preservación de nuestros bosques es un estricto control estatal de los mismos, particularmente un control estricto del tráfico infame de madera que es evidente a todas luces. Cuando uno viaja sobre todo de Cochabamba a Santa Cruz, puede observar cómo grandes camiones transitan con enormes troncas sin control alguno y a vista y paciencia de todos.
En consecuencia podemos afirmar que:
1.  La defensa de la naturaleza y el medio ambiente;
2.  La necesidad de vertebrar con carreteras el país;
3. La industrialización de los recursos naturales para beneficio de todo el pueblo boliviano;
4. La defensa de los derechos legítimos e inalienables de los pueblos indígenas,
NO SE CONTRAPONEN, ni mucho menos.
Todo depende de una planificación que solamente puede ser lograda por un régimen auténticamente revolucionario y socialista.
PCBmlm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada