domingo, 28 de mayo de 2017

LA BATALLA DE LA CORONILLA. 27-05-1812

27-05-17
N. No.
LA BATALLA DE LA CORONILLA.
 27-05-1812.
DIA DE LA MADRE BOLIVIANA

Cochabamba fue, durante la última parte de la Colonización de el Alto Perú, un baluarte de la resistencia independentista que tuvo como heroínas a las mujeres del pueblo.
Goyeneche, el sádico comandante realista se dispuso atacar a Cochabamba y terminar con la resistencia patriota.
“En consecuencia y deseando Goyeneche acabar de cualquier modo con los guerrilleros de Cochabamba, dejó su cuartel de Potosí el 5 de mayo a la cabeza de 4000 hombres y al pasar por la ciudad de La Plata (Chuquisaca) –cuenta Urcullu--, los formó en la plaza mayor y principales calles donde se puso a proclamar cuerpo por cuerpo. Todas sus alocuciones se redujeron a las siguientes palabras cien veces repetidas: Sois dueños de vidas y haciendas” (*)
Como se puede observar, Goyeneche se dirigió a Cochabamba no precisamente a combatir a los guerrilleros, sino a masacrar a la población civil no combatiente permitiendo s sus tropas caer a saco contra la gente civil cochabambina.
Efectivamente, el 24 de mayo, en el lugar llamado Queñihual venció a una partida de patriotas y esa noticia alarmó a la población cochabambina que, no obstante la gravedad de la situación, se dispuso a enfrentar al agresor colonialista.
“Resuelto (el pueblo) a parecer antes que rendirse, se reunió en la plaza pública en número de mil hombres y allí, interrogados por las autoridades si estaban dispuestos a defenderse hasta el último trance, contestaron algunas voces que sí.  Entonces las mujeres de la plebe que se hallaban presentes dijeron a grandes gritos que, si no había hombres en Cochabamba para morir por la patria y defender la Junta de Buenos Aires, ellas solas saldrían a recibir al enemigo. Estimulado el coraje de los hombres con esta heroica resolución, juraron morir antes que rendirse, y hombres y mujeres, acudiendo a las armas, se prepararon de nuevo a la resistencia; y tomaron posesión del cerro de San Sebastián, inmediato a la ciudad, donde aglomeraron todas sus fuerzas y el último resto de sus cañones de estaño. Las mujeres cochabambinas, inflamadas de un espíritu varonil, ocuparon los puestos de combate al lado de sus maridos, de sus hijos y de sus hermanos, alentándolos con la palabra y con el ejemplo, y cuando llegó el momento pelearon también y supieron morir por su causa…” (2)
La historiografía marxista de Bolivia que estamos construyendo, en el caso de la batalla de la Coronilla, tiene en objetivo de desentrañar la conducta de los criollos que después tomarían a su cargo los destinos de la República, Entonces por aquellos tiempos de duras batallas entre un ejército poderoso y armado con instrumentos modernos para la época, enfrentado a multitudes de indígenas que solamente tenían piedras y palos, la victoria parecía muy clara en favor del colonizados español y por lo mismo los hijos de españoles que ya servían en los ejércitos coloniales, tomaron claramente la opción anti-independentista, son los casos nítidos de Andrés de Santa Cruz, de Gamarra en el Perú y del propio Goyeneche un arequipeño totalmente ganado por la causa colonial.
Tal vez en la batalla de la Coronilla también estuvieron esos criollos que cuando la rebelión tomó mucha fuerza y comenzaron los triunfos con la llegada de los ejércitos libertadores de Bolívar y Sucre, pasaron rápidamente al bando patriota.
Es esa una tarea que compite a NUESTRA HISTORIA MARXISTA DE BOLIVIA.
Notas.
1.        Arguedas, “La Fundación de la República”. Editorial “Juventud”. 1981. Pág. 94.
2.        Idem. Pág. 96.
PCmlm.


jueves, 25 de mayo de 2017

LOS DOCTORES DE CHARCAS

25-05-17
N. No.
LOS DOCTORES DE CHARCAS
Otra de las grandes diferencias entre las historiografías tradicional y nacionalista frente a la historiografía marxista de Bolivia es, indudablemente, la cuestión de los DOCTORES DE CHARCAS con motivo de las celebraciones de un aniversario más de la Revolución de Mayo-1809.
La historia corriente de Bolivia ha mostrado siempre la figura de los doctores “dos caras” que actuaron en los acontecimientos del 25 de mayo. Generalmente todas las críticas que tienen carácter de verdad histórica nos muestran la figura cuestionable de don Casimiro Olañeta, sobrino del General colonialista español don Pedro de Olañeta, el último general del Coloniaje español que persistió en la lucha contra los ejércitos de los libertadores de Simón Bolívar y Antonio José de Sucre.
Efectivamente la actuación de don Casimiro es realmente muy criticable, pues muestra a un intelectual de formación abogadil, que se coloca a favor del sol que nace, es decir apoyando siempre al bando que perece triunfador. Cuando la Colonia se dirige a la derrota irreversible don Casimiro aparece como un convencido independentista.
Empero lo que olvidan de un modo realmente imperdonable las historiografías “oficiales”, es que también existieron doctores de la calidad intelectual, honestidad y valentía como el caso extraordinario del Dr. Jayme de Zudáñez.
“El “Prócer Desconocido” llamó Raúl Bothelo Gosalvez (x) al Doctor Jayme de Zudáñez. Razón llevaba, porque en Bolivia, la tierra que le vio nacer, pocos le admiran como al más grande demócrata de América…”
“Las páginas de esta biografía intentan poner de relieve su figura en el Alto Perú, hoy Bolivia, en Chile, la Argentina y la Banda Oriental o República del Uruguay…” (1).
Los grandes méritos de don Jaime merecen pues un homenaje histórico por sobre el olvido reaccionario y oligárquico de las historiografías “oficiales”.
Sucre, la actual capital del Estado Multinacional de Bolivia, ha cumplido con el deber de homenajear a don Jayme colocando su estatua en la plaza 25 de mayo, junto a la del Mariscal Sucre. Lo que falta en Sucre es colocar una gran estatua de Doña Juana Azurduy Bermúdez en lugar de la de Bernardo Monteagudo que puede ser trasladada a otra plazuela menor de Sucre.
(1)    Gantier, Joaquín. “Jayme de Zudáñez, Historia del gran republicano y de la emancipación americana”.  Edición de Homenaje de la Universidad Mayor y Pontificia de San Francisco Xavier”.

PCmlm.

miércoles, 24 de mayo de 2017

24 DE MAYO, DIA DE LA VERGÜENZA CHUQUISAQUEÑA

24-05-17
N. No.
24 DE MAYO, DIA DE LA VERGÜENZA CHUQUISAQUEÑA

Justamente un día antes de la conmemoración bicentenaria de gran epopeya sucrense del 25 de mayo de 1809, cuando el pueblo chuquisaqueño protagonizó, mediante una asonada local, el inició en América de la gran emancipación del coloniaje español encabezada por el doctor de Charcas don Jaime de Zudañez. una ridícula oligarquía caduca chuquisaqueña, protagonizó una de las jornadas más vergonzosas de la historia boliviana.
Cuando una concentración campesina visitaba la capital para recibir un lote de ambulancias donadas por el gobierno, para las provincias y el campo chuquisaqueño, ésta fue atacada brutalmente por hordas manipuladas por un “Comité Interinstitucional” que manejaba el regionalismo más retrógrado, como arma para atacar al gobierno del cambio.
La miserable agresión racista de mestizos acomplejados en desgracia, tuvo la actuación más escandalosa de que se tenga idea que, al presente, se quiere olvidar para seguir aplicando el racismo en la capital del Estado Multinacional.
Los campesinos que ya iniciaban el retorno a sus comunidades, se vieron sorprendidos por la turba delincuencial de los “interinstitucionales” que los obligaron a la fuerza y en medio de golpes y patadas a desnudarse, besar el suelo y renegar de sus banderas (Wiphalas), de sus sindicatos, de su definición política y de sus derechos fundamentales.
El 24 de mayo, para Chuquisaca, seguirá siendo, el día de la VERGÜENZA.
Volveremos al tema cada año, para refrescar la memoria de todos los bolivianos que deben saber que siguen existiendo fuerzas retrógradas y anti-campesinas que realizan operaciones para la vergüenza de un pueblo valiente que supo lanzar el primer GRITO DE INDEPENDENCIA DE AMÉRICA.

PCmlm.