domingo, 26 de marzo de 2017

RESUMEN DE LAS DIVERGENCIAS POLITICAS E IDEOLÓGICAS ENTRE EL PARTIDO COMUNISTA (MLM) DE BOLIVIA CON ICOR

02-03-15
20-03-17

RESUMEN DE LAS DIVERGENCIAS POLITICAS E IDEOLÓGICAS ENTRE EL PARTIDO COMUNISTA (MLM) DE BOLIVIA CON ICOR (COORDINACIÓN INTERNACIONAL DE ORGANIZACIONES REVOLUCIONARIAS)

El presente es un resumen de nuestras divergencias irreconciliables con ICOR, al respecto presentamos una síntesis de las mismas:

A)    Cuestiones de Principio.

Uno. La consideración de los maestros del proletariado y campesinado mundiales de los camaradas Jose Stalin y Mao Tse-tung.

Esto no significa que consideremos a esos grandes revolucionarios como infalibles, han tenido sus errores, pero eso no les quita en absoluto su condición de líderes históricos y maestros de la revolución mundial. La posición de ICOR es ecléctica al respecto porque sostiene cándidamente que no está en contra ni de Stalin ni de Mao. Lo cual significa claramente que no está con ellos.

Ahora bien, pretender desconocer la construcción socialista de la Unión Soviética durante 30 años, el triunfo socialista de la URSS sobre la Alemania nazi-fascista en la 2da. Guerra Mundial, la construcción de un Campo Socialista con 14 pueblos y Estados, es sencillamente una verdadera aberración de parte de ICOR. Está claro que quiénes no han vivido, como nosotros, los días gloriosos de la victoria soviética estalinista en 1945, no comprenden en absoluto la grandeza del líder mundial José Stalin, el comunista de Acero.

En cuanto a Mao Tse-tung, quiénes no leen por prejuicio la obra teórica y desconocen la gigantesca práctica revolucionaria de Mao de levantar en revolución a la cuarta parte de la población mundial y comenzar la verdadera construcción socialista del Gran Timonel, no conocen la histórica Larga Marcha de más de diez mil kilómetros para eludir la agresión imperialista y de Chang Kai-shek y enfrentar directamente la agresión japonesa y derrotarla, no pueden comprender sus tesis filosóficas que constituyen la brújula indispensable para orientarse debidamente en el complejo mundo de las relaciones entre el imperialismo y los pueblos del mundo. No han conocido, ni por el forro, al Gran Salto Adelante y menos aún la Gran Revolución Cultural Proletaria para impedir la restauración capitalista de los Estados Socialistas.

La posición NI-NI, no es aceptable para nosotros y aquí damos por finalizada la cuestión al respecto.  

Dos. La CONTRADICCIÓN PRINCIPAL del mundo contemporáneo es la que contrapone al Imperialismo colectivo cuya cabeza es el Imperialismo Yanqui y sus extremidades los vasallos europeos y japoneses, frente a los pueblos, países y gobiernos anti-imperialistas del mundo.

Esto no significa que consideremos a Rusia y China como estados revolucionarios, ellos son capitalistas que actualmente tienen contradicciones antagónicas con nuestro enemigo principal, lo cual los convierte en “compañeros de ruta temporales”. No es posible que cada Partido Comunista tenga su propio “enemigo principal”, diferente de los demás. ICOR y su 2da. Conferencia Mundial, ponen en un rango similar al Imperialismo colectivo (Samir Amin), con los países capitalistas Rusia y China que están luchando por repeler la agresión permanente de la OTAN para cercar esos países y finalmente conseguir su definitiva descomposición para así tener el campo abierto de dominación del planeta tierra.

ICOR, en su 2da. Conferencia, no quiere hablar de la Contradicción Principal del mundo contemporáneo porque es partidaria de la vieja tesis de Fredrick Engels de origen hegeliano de “Los pueblos sin historia” y de la “rusofobia” que fue criticada por el camarada Stalin con toda razón. Igualmente por aquellas lejanas épocas la social democracia alemana consideraba al zarismo ruso como el enemigo principal cuando efectivamente, ya por entonces, se dibujaba claramente como enemigo principal de los pueblos del mundo, el capitalismo occidental.

Consecuentemente, el enemigo número uno y principal de los pueblos del mundo es el IMPERIALISMO YANQUI y su brazo armado la OTAN.

Tres. AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE, constituyen nuestra Patria Grande, pues consideramos a los pueblos de América del Sur, el Caribe y las Antillas como nuestros hermanos más próximos en la lucha antiimperialista.

Nuestra Patria Grande no es un Mito y no permitimos que en nombre de una Conferencia se trate tan mal a nuestra gran Patria Grande. Efectivamente ICOR no conoce la lucha varias veces centenaria de nuestros pueblos por liberarse de la colonización europea y después norteamericana. No conocen la lucha titánica de Simón Bolívar, de Zapata, de Sandino, de nuestra Pacha Mama, Juana Azurduy y modernamente no conocen nuestra ofensiva anti-imperialista que comienza con la Cuba de Fidel y el Che Guevara, continúa ya en el siglo XXI, en la Venezuela de Hugo Chávez, continúa en la Bolivia campesina y originaria.

ICOR no conoce que Cuba ha sufrido más de medio siglo de un bloqueo criminal, invasión directa y sabotaje ininterrumpido, así como 600 atentados criminales contra la vida de Fidel Castro. No conoce que el Che Guevara es un héroe para todos los pueblos del mundo que luchan por su liberación y su figura es un instrumento de lucha revolucionaria de los pueblos. En cuanto a Venezuela, ICOR ignora que ha sido declarada por el Imperialismo como “una amenaza inusual contra la seguridad norteamericana” usando ese pretexto para declararle la guerra económica genocida que tanto daño hace a su pueblo.

Se debe recordar que CIPOML, en la 9na. Reunión de 2007, IK 9 – 2007, aprobó una resolución de apoyo al proceso de cambio boliviano. Pasamos a recordar esas resoluciones:

“La 9na. Conferencia de Partidos y Organizaciones marxistas-leninistas- pensamiento de Mao Tse-tung, expresa su solidaridad plena y apoyo moral y material al proceso de transformaciones estructurales profundas que llevan adelante los pueblos y las naciones oprimidas de BOLIVIA, buscando la constitución de un Estado Multinacional de Nueva Democracia y rechazando la pretensión del imperialismo norteamericano y las oligarquías locales de carácter fascista e dividir el país en provecho de los intereses nefastos imperialistas de las empresas transnacionales.”

Como se ve, por entonces CIPOML, reconocía claramente el “Pensamiento de Mao Tse-tung”, ahora no está en contra de ese pensamiento, por entonces era marxista-leninista, ahora solamente es revolucionario.

En la consideración de ICOR, más importante que esos acontecimientos de verdadera importancia histórica para el continente y para el mundo, tienen significación algunas reuniones de mujeres y mineros. En este punto relativo a América Latina nuestras posiciones son antagónicas y no pueden resolverse con encuentros eventuales.

B)     Cuestiones políticas de actualidad.

Cuatro. UKRANIA. El conflicto en Ucrania ocupa un lugar importantísimo en la política internacional en la formidable lucha que libran los pueblos contra el imperialismo colectivo y nos ha colocado en una posición completamente diferente a la que presenta ICOR. El actual régimen usurpador y golpista del Kiev de Poroshenko, es completamente fascista, nazista y anti-comunista.

Entonces todos los revolucionarios del mundo están OBLIGADOS  a combatir, censurar y denunciar al fascismo redivivo ucraniano, alimentado por el imperialismo yanqui como su perro de presa.

Con motivo de la desaparición de la Unión Soviética por acción de los revisionistas de la calaña de Jruschov, Brejnev y Cia., vastos territorio de población ruso parlante, pasaron a poder de la nueva nación ukaniana. Sabemos muy bien que la reacción fascista ha sido siempre muy fuerte en Ukrania. Recordamos que contingentes de militantes fascistas ukranianos formaron filas junto a los invasores nazis en la agresión hitleriana a la Unión Soviética, encabezados por el conocido fascista Stefan Bandera. Empero la frontera entre Ukrania y Rusia ha sido muy cambiante y la población ruso-parlante ha sido siempre mayoritaria en lo que hoy es Ukrania oriental, es decir sobre todo las regiones de Donest, Karkov, Odesa, Lugansk y Crimea.

Entonces, ¿quién debe decidir si esos territorios pertenecen a Ukrania o a Rusia? Serán pues los habitantes y estantes de esas regiones que por mandato popular han decidido su autodeterminación de constituirse en Repúblicas populares. ¿Cuál es la responsabilidad del Movimiento Comunista Internacional que hoy está diseminado?

Sin lugar a dudas, un apoyo militante a esas poblaciones que sufren la agresión fascista del régimen genocida de Poroshenko, asesorado por la OTAN, o lo que es lo mismo el imperialismo yanqui. Son estas las razones por las cuales nuestro partido ha expresado su solidario apoyo a esas Repúblicas Populares que efectivamente levantan las banderas rojas y las efigies de Lenin y de Stalin.

ICOR sostiene a duras penas la tesis de que los fascistas están en los dos bandos, es decir que la lucha sería entre fascistas. Putín que cuando se planteó la intervención y la agresión a la Libia de Kadafi, se abstuvo en la votación del Consejo de Seguridad haciendo posible el criminal bombardeo de Libia y el asesinato de su líder, ahora con ese antecedente, ha impedido, junto a China, que se cumpla el plan denunciado por el general Wensley Clark de invadir y destruir seis países árabes del Medio Oriente, entre ellos Siria.

Es inconcebible para nosotros considerar a Rusia como el enemigo principal y “agresor” de Ukrania. Eso significa “lavarle la cara” al Imperialismo yanqui que es el autor confeso del golpe contra Yanucovich y la implantación del nazi-fascismo en Ukrania.

Cinco. El Conflicto Sirio. Igualmente en lo que concierne a la guerra de agresión contra Siria, tenemos completa contradicción con ICOR.  Para su 2da. Conferencia Mundial se ha preparado un informe que proclama de igual manera la tesis “ukraniana” del fascismo en ambos bandos.

Para cumplir el plan preconcebido, el imperialismo, en lugar de una invasión directa de la OTAN o del Ejército norteamericano, esta vez, está utilizando un nuevo método cada vez más criminal y más cínico. Se trata de la organización de contingentes mercenarios con nombres musulmanes a fin de ocultar sus crímenes. Primero Hilary Clinton organizó AlQaeda para destruir Irak y Afganistán, después Obama ha organizado el Estado Islámico (ISIS, Califato Takfiri, Daesh, etc.), en cooperación con Arabia Saudita y los Emiratos árabes en complicidad con EE UU., han organizado Al-Nusra, fuera de otros grupos menores, todos mercenarios para destruir Siria, no solamente a su pueblo, sino incluso a su patrimonio histórico como la ciudad maravilla de Palmira.

Nosotros comunistas (MLM) de Bolivia no consideramos, ni mucho menos al régimen de Bachar Al Asad, como un régimen “socialista”, “comunista” o “democrático”, empero como hoy día está siendo atacado ferozmente por el imperialismo y sus cachorros terroristas, la obligación de los marxistas, los leninistas y los maoístas del mundo, es APOYAR DECIDIDAMENTE  al agredido por el enemigo principal. Eso nos ha enseñado nuestro maestro, el Presidente Mao, cuando nos dice que apoyar a todas las víctimas del inhumano régimen capital-imperialista que hoy en la hora del comienzo de su declinación terminal, está recurriendo a los peores crímenes para retardar su inevitable desaparición en el presente siglo, es una obligación de todos los verdaderos anti-imperialistas del mundo.

Entonces coincidir con el Imperialismo en los ataques y agresiones al régimen de Siria es un error muy grave.

Por eso apoyamos a Siria, a su gobierno legítimo, pues solamente el pueblo sirio, cuando tenga la posibilidad de hacerlo y sea derrotada la agresión imperialista-terrorista, como se puede constatar ya próximamente, será el que decida si debe quedarse o retirarse el presidente actual BacharAl Asad.

Seis. Korea. Rep. Democratico-Popular. La 2da. Conferencia Mundial de ICOR, no nombra siquiera a la Korea revolucionaria. Sospechamos que quiere dicha Conferencia y su patrocinador tomar distancia de los calificativos que se han creado para atacar a Korea del norte. Esos calificativos infamantes son : “dictadura”, “dinastía”, “oligarquía”, etc. Etc.

Los enemigos de la Korea revolucionaria no conocen la lucha heroica de ese pueblo contra el invasor fascista japonés y la agresión norteamericana de los inicios de la década 50. No conocen la teoría del pensamiento Juche de autosostenimiento y el Movimiemto  Chonlima que es el caballo alado que significa el espíritu de sacrifico, una postura, una tesitura especial para la construcción del socialismo.  Ambos la idea y el movimiento proclamados por el padre de la Korea revolucionaria y socialista, el camarada Kim Il-sung.

Siete. Yemen revolucionario. La 2da. Conferencia no sabe dónde se encuentra Yemen revolucionario, cuya vanguardia, el Movimiento Anrasolá, está combatiendo exitosamente contra la agresión combinada de Arabia Saudita, los Emiratos del Golfo y el Imperialismo yanqui. Nuestra solidaridad con ese pueblo, el más pobre del oriente medio y que encuentra fuerzas para combatir al agresor.

Ocho. Por último, tenemos un conjunto muy grande de escenarios revolucionarios de los pueblos que luchan por la vía armada revolucionaria contra el enemigo número uno de los pueblos del mundo: Palestina, Irán, Nepal, el Polisario (Rep. Arabe Saharawi), Irak, Libia, etc., etc. Ninguno de estas manifestaciones de la rebeldía de los pueblos contra el Imperialismo es tomada en cuenta por ICOR en su 2da. Conferencia Mundial.

Con este breve Resumen, hemos dado por terminada nuestra Polémica con ICOR. Pedimos encarecidamente a la dirección de ICOR, retirar el nombre del Partido Comunista (MLM). Bolivia de las listas de afiliados a ICOR, en vista a la existencia y profundización de las insalvables contradicciones en las que nos encontramos actualmente.

Jorge Echazú Alvarado
Primer Secretario del PCmlm

Por la Comisión Política dependiente del CC del Partido.

LA FRACCIÓN DEL EJÉRCITO ROJO (RAF)

26-03-17.
Nota de Maoistas Bolivianos.
Iniciamos una serie de artículos sobre la historia del “Ejercito Rojo” alemán de Andreas Baader y
Ulrike Meinhof.
LA FRACCIÓN DEL EJÉRCITO ROJO (RAF)
Invierno de 2016
 La RAF (Rote Armee Fraktion, Facción del Ejército Rojo) fue una organización armada revolucionaria que se formó en 1970 en la Alemania Federal cuando un pequeño grupo de revolucionarias saltaron a la clandestinidad para llevar a cabo acciones armadas contra objetivos imperialistas alemanes y estadounidenses. Operó durante 28 años hasta su disolución en 1998, después de un largo periodo de vaivenes de actividad intermitente. Como tratar de aprisionar casi tres décadas de historia en un puñado de páginas es una tarea totalmente inabarcable, trataremos de centrarnos exclusivamente en la llamada “primera generación” de las RAF, es decir, la década de los 60 (APO, Oposición extraparlamentaria) y parte de la década de los 70, hasta el llamado “Otoño alemán” en 1977, año del asesinato de Ensslin, Baader y Raspe en la prisión de Stammheim.
 En este texto no nos proponemos simplemente una tarea de reconstrucción historiográfica de los hechos y acciones que acontecieron en estos años (esto puede encontrarse con relativa facilidad) sino un análisis político e ideológico de las acciones, tácticas y estrategias, decisiones y escritos teóricos de la organización, un análisis que permita arrojar algo de luz sobre los aciertos y errores de esta lucha revolucionaria dentro de un centro imperialista. Huelga decir que el debate de apoyar/condenar debe quedar aquí al margen, nuestra intención es llevar a cabo un análisis científico y no moralista. El balance realizado debe contribuir a exponer las deficiencias y los aciertos de esta táctica para la consecución del objetivo revolucionario de las comunistas: la revolución y el socialismo, ni la dulcificación ni la indignación moral son aquí útiles para plantear esto.
 Metodológicamente, el texto se dividirá en tres partes: una parte más historiográfica de contextualización del momento y de los procesos sociales y políticos (en la que cabrá una pequeña reconstrucción de las fechas importantes en la evolución de la organización), una parte más teórica de análisis de documentos, tácticas y acciones, y una tercera parte más de balance y valoración de los objetivos logrados.
 I: Concreto
 «La tradición de los oprimidos nos enseña que el “estado de excepción” en el que vivimos es sin duda la regla. Así debemos llegar a una concepción de la historia que le corresponda enteramente. Será nuestra tarea, entonces, promover el verdadero estado de excepción y, a través de ello, posicionarnos mejor en la lucha contra el fascismo».
 Walter Benjamin, Tesis sobre el concepto de historia (1940)
 En 1945, justo recién finalizada la Segunda Guerra Mundial, se celebra la Conferencia de Postdam, que tiene como resultado la partición del territorio alemán en cuatro zonas de ocupación (francesa, británica, estadounidense, soviética). Un año después las tres primeras zonas se combinan en la llamada Trizonia y será en 1949 cuando se constituya formalmente la República Federal Alemana (RFA) o Alemania Occidental. Desde su fundación Alemania Federal se convierte en un país intervenido económica, política y militarmente por Estados Unidos y el bloque occidental. Tanto a nivel de alianzas y política exterior como de producción y política interior, Alemania Federal se convierte en un estado subsidiario: el caso paradigmático es el llamado “milagro económico alemán” (Wirtschaftswunder), en el que los flujos de plusvalía imperialista se utilizan para reconvertir una economía orientada hacia la guerra y privatizar sectores estratégicos que estaban en manos del Estado (precisamente la industria automotriz se convierte en símbolo de este artificioso auge económico). A finales de la década de los 50 Alemania Federal ha recuperado su posición hegemónica dentro del bloque imperialista específicamente europeo, y su economía iguala la fuerza y estabilidad que tenía antes del 39 y antes del 14. En este contexto económico de recuperación y bonanza (la tasa de inversión extranjera aumenta de un 19,1% en 1950 a un 26,5% en 1965, lo que nos dará una muestra del carácter de la economía alemana), en este contexto de inyecciones de capital y de amenaza de la inflación, estos flujos imperialistas podían ser reconducidos hacia la mejora de las condiciones de vida de los ciudadanos de los centros imperialistas: en este sentido, se comienza a edificar el Estado del bienestar, articulado, entre otras cosas, en asistencia social e incentivos de pleno empleo. Alemania Federal desarrolla lo que posteriormente se denominaría una economía social de mercado o “tercera vía” (Müller-Armack), gracias al balance positivo del intercambio de plusvalía mundial; una economía basada en el bienestarismo, la provisión de servicios por parte del Estado y la titularidad privada de los medios de producción. Una cita del informe del Departamento de Defensa de los EEUU How to fight communism, fechado el 25 de marzo de 1948, nos dará la perspectiva necesaria para entender la naturaleza última y los propósitos de este Estado del bienestar:
El destino del plan Marshall determinará quién saldrá victorioso en el conflicto ideológico democracia/totalitarismo. A no ser que los alemanes logren obtener un alimento y una vivienda decentes, ni las palabras más sofisticadas sobre el beneficio de la democracia ni la represión más descarnada les prevendrá de tornarse comunistas.
El estado federal era un monstruo por hibridación entre un pasado con el que no se ha roto y un presente que intenta presentarse como novedoso y rupturista: instituciones, legislaciones e incluso el personal del periodo nazi seguía persistiendo, y otras instituciones habían sido incorporadas por el gobierno de EEUU en aras de producir una impresión de “renovación democrática”. En cuanto a la política internacional, fuertemente marcada por la Guerra Fría y el anticomunismo, la RFA no pasaba de ser un mero aliado subalterno de la potencia estadounidense. Su pertenencia al bloque imperialista iba ligada con el apoyo de toda guerra y ocupación librada por el imperialismo en cualquier parte del mundo: la guerra de Vietnam (1955-1975) será totalmente central en el análisis que nos ocupa. Es totalmente imposible entender el nacimiento y crecimiento de grupos de lucha armada y en general de la llamada “nueva izquierda” en los últimos años de los 60 y principios de los 70 en la RFA sin entender antes el rol central que este país jugó en el sistema imperialista internacional, guiada por la estrategia anticomunista que EEUU desarrolla en el periodo post 2GM (por supuesto, tomando como punto de referencia la doctrina Truman). Este rol central se basaba en el apoyo financiero y militar de todos los regímenes anticomunistas que se edifican alrededor del mundo para frenar los movimientos de liberación nacional, en el apoyo logístico de las intervenciones estadounidenses y en el establecimiento de relaciones neocoloniales en antiguas colonias en favor de Occidente.
En este contexto la izquierda alemana se ve obligada por el propio estado federal a plantear la lucha desde un afuera institucional: el KPD sería declarado un partido ilegal en 1956 a pesar de su tremendo esfuerzo por institucionalizarse e integrarse en el régimen (su deriva socialdemócrata le había llevado a distanciarse de toda política revolucionaria y a condenar desvergonzadamente la lucha antiimperialista). Esta deriva socialdemócrata, unida a un intento de distanciarse de las políticas del bloque socialista y de Alemania Democrática, provocó el declive del ya inofensivo KPD: en 1945 tenían 130.000 militantes y en 1956, año de su ilegalización, la cifra era de 70.000. El Estado alemán había declarado ilegal un partido que había claudicado ante la lógica burguesa y que no presentaba ninguna amenaza para el statu quo. Militantes e incluso familiares de militantes y simpatizantes fueron arrestados tras la ilegalización. Dos años antes, la Corte Suprema de Justicia alemana había declarado “traición” las manifestaciones, huelgas y mítines políticos. En 1963, apenas un lustro antes de la primera acción política de las RAF, 10.322 personas fueron denunciadas y llevadas a juicio acusadas de traición y ofensas al estado alemán. Estas estadísticas nos llevan a entender el carácter outsider, el carácter underground que presenta la escena revolucionaria en las décadas de los 60 y 70 en la Alemania occidental. La vía institucional está totalmente vedada para la acción política.
En esta coyuntura política es en la que un grupo de estudiantes universitarios, influidos por todo el movimiento contracultural hippie y el particular “marxismo” del Instituto de investigación social de Frankfurt (IfS, encarnado sobre todo en Marcuse), se organizan para cuestionarse tanto el sistema económico capitalista como la misma naturaleza de la sociedad (y sus mecanismos de dominación en la fábrica, familia, escuela). De esta forma nace en 1966 la Oposición Extraparlamentaria (Außerparlamentarische Opposition, en adelante APO), de la que Rudi Dutschke sería la cabeza más visible. El 2 de junio de 1967 el Shah de Persia visitaría Alemania Federal (dos años antes Alemania había recibido la visita de Moise Tschombe, responsable del asesinato de Patrice Lumumba, las visitas de dirigentes de sanguinarios regímenes títeres de EEUU eran bastante comunes). Esta visita desencadenaría una manifestación de protesta a las puertas de la Ópera de Berlín oeste: los manifestantes comenzaron a lanzar tomates contra la policía, en palabras de Ulrike Meinhof en konkret, «a falta de otros proyectiles». La policía respondió con una represión brutal que desencadenó el asesinato a balazos de un estudiante de la Asociación Evangélica, el joven de 27 años Benno Ohnesorg. El policía responsable de los disparos sería absuelto de todos los cargos en dos juicios posteriores. La fecha del 2 de junio quedaría grabada a fuego en todos los jóvenes combativos alemanes hasta tal punto que sirvió como nombre para el grupo anarquista de inspiración tupamara Movimiento 2 de Junio (M2J).
Con el incremento de la represión y la criminalización de las protestas (el atentado que un joven neonazi perpetra contra Dutschke en 1968 es consecuencia directa de esto), unido a la coyuntura internacional (la cruenta ofensiva de Israel sobre Egipto en la Guerra de los seis días cuenta con el apoyo del bloque imperialista) sólo era cuestión de tiempo que las protestas se radicalizaran y en los disturbios se abriera la posibilidad de la lucha armada. De nuevo, Ulrike Meinhof pondría las palabras necesarias a esta radicalización con su artículo De la protesta a la resistencia (1968): «protestar es cuando digo que no me gusta esto. Resistir es cuando pongo fin a aquello que no me gusta». Gudrun Ensslin, cofundadora y dirigente de las RAF, afirmaría sobre la actitud que adoptar con el Estado alemán que «no se puede razonar con quienes crearon Auschwitz». Aunque la mayor parte de la táctica de la APO continuó desarrollándose en el marco legal, una pequeña sección se aglutinó en torno del grupo K.1 Commune para desarrollar acciones que atentaban contra la legalidad burguesa como ataques con molotovs a establecimientos y el robo de bancos. Esta guerrilla se sumaría a otros grupos como Tupamaros-Berlín Occidental, que acabaría convirtiéndose en el citado M2J, de tendencia anarquista pero fuertemente influenciados por Mao, Lenin y la izquierda occidental académica (especialmente Marcuse y Poulantzas). Ensslin, Baader, Proll y Söhnlein serían detenidos el 5 de abril de 1968 por un ataque nocturno a dos centros comerciales en Frankfurt provocando un destrozo de unos 200.000€. Esta sería la primera acción política de la RAF. Tomar grandes almacenes y centros comerciales como objetivos de las acciones era algo común para los grupos guerrilleros de izquierdas. En estas grandes superficies la ideología consumista que había sido utilizada como forma de taponar la historia y supurar un pasado oscuro que se quería olvidar (marcado sobre todo por el genocidio nazi, sobre el que se el Estado alemán impuso un “borrón y cuenta nueva”), esa ideología que borraba el pasado mediante el presente de la novedad continua y la moda, cristalizaba con todas sus fuerzas. Los análisis de Debord en La sociedad del espectáculo estaban muy presentes. Si este afirmaba que el espectáculo sólo expresa el deseo de la sociedad de dormir, la guerrilla buscaba en las explosiones de las bombas de petróleo la forma de hacerla despertar. Parafraseando a Bertolt Brecht, Fritz Teufel, miembro del K.1, diría sobre el ataque que «siempre es mejor prender fuego a un gran almacén que dirigirlo». Poco después de esta acción, la RAF rompe relaciones de forma fulminante con el K.1 debido al machismo presente en esta organización (un machismo amparado en la llamada revolución sexual) y se declara una guerrilla marxista-leninista con un modelo centralizado. Aun así, mantendrá el contacto y la estrecha colaboración con el grupo anarquista M2J hasta la absorción de este último en las RAF a principios de los ochenta.

(Continuará…)