domingo, 17 de junio de 2018

EL PAPA, EL CARDENAL Y LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE BOLIVIA


15-06-18
N, No. 506.
EL PAPA, EL CARDENAL Y LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE BOLIVIA
Ahora resulta que la Iglesia Católica sería una institución “democrática” que designa a sus autoridades mediante elecciones generales. No sabíamos que el PAPA elegía a los cardenales por votación democrática.
No señores de la CEB., no es así, la Iglesia Católica es una institución religiosa que se administra a través de la autoridad del mensajero del Señor que es el Obispo de Roma, es decir el PAPA que vive y manda en Roma y que tiene la virtud, según esa misma religión, de ser INFALIBLE.
De modo que los señores curas de la Conferencia Episcopal, al desconocer las disposiciones del PAPA están atentando contra la Iglesia y pueden ser sancionados drásticamente, según los católicos, por el representante de DIOS en la Tierra.

PCMLM.

sábado, 16 de junio de 2018

ERUPCIÓN DEL VOLCÁN DE FUEGO EN GUATEMALA: ¿DESASTRE NATURAL?


ERUPCIÓN DEL VOLCÁN DE FUEGO EN GUATEMALA: ¿DESASTRE NATURAL?

Por Marcelo Colussi
  
La reciente erupción del Volcán de Fuego recuerda nuevamente el tema de los llamados “desastres naturales”, reabriendo la pregunta: ¿qué tan asesina es la naturaleza?

Un desastre es un cambio rápido y destructivo que sobrepasa la capacidad de adaptación del grupo afectado. Eventos naturales catastróficos ha habido siempre. Eso, de momento, es inmodificable: terremotos, maremotos, huracanes, erupciones volcánicas, inundaciones, tornados. Pero el grado de impacto que tienen sobre la población varía grandemente.

Un terremoto escala 7.4 sacudió California en 1992 y produjo un muerto. En Nicaragua, en 1972, con un fenómeno similar, fueron 15 000 las víctimas mortales. El huracán Elena en Estados Unidos dejó 5 muertos. Un ciclón equivalente en Bangladés, medio millón. En Japón, en 2011, un terremoto de magnitud 9 provocó 5600 muertos; un año antes, en Haití, un terremoto menos intenso, dejó 316 000 fallecidos. Más que la naturaleza nos mata la pobreza. Dicho de otro modo: la forma en que están organizadas las sociedades.

Definitivamente estos fenómenos escapan a las manos del ser humano, pero no podemos quedarnos resignadamente con la idea de hechos “naturales”: su ocurrencia y sus consecuencias deben considerarse en un contexto histórico-social, político: son circunstancias que influyen distintamente según el lugar y el momento en que se dan, de las que se sale con suertes muy distintas. Vistos desde una perspectiva global no son sólo naturales sino que, en todo caso, denuncian (catastróficamente) la forma en que las comunidades están organizadas y se relacionan con el medio circundante.

Estos “desastres de la Naturaleza” vienen a mostrar la “naturaleza del desastre” del modelo de desarrollo económico-social que presenta el capitalismo, exponiendo a situaciones de alta vulnerabilidad a grandes mayorías, que son siempre los pobres y excluidos (la mano de obra barata, dicho de otro modo). ¿Por qué la gente del club de golf pudo ser evacuada y los campesinos pobres de las aldeas cercanas al volcán no? Podríamos preguntar igualmente: ¿por qué en Japón las secuelas no son como en Haití, o por qué en Cuba –país con pocos recursos pero con un proyecto político humano– nunca hay víctimas con sus huracanes?

Las regiones más pobres son una elocuente demostración de esta exclusión. Las poblaciones más afectadas son las que históricamente viven en situación de mayor exclusión y vulnerabilidad: los sectores pobres de áreas rurales, los asentamientos precarios de las ciudades. ¿Por qué hay tantas comunidades viviendo en las faldas de un volcán activo? Porque el sistema necesita campesinos pobres para los cortes de los cultivos de agro-exportación. No hay otra explicación.

Las respuestas del Estado (con Jimmy Morales o cualquier administrador de turno) no pasan de planteamientos asistenciales centrados en la emergencia y el cortoplacismo, con politización de la ayuda, a veces con ribetes grotescamente proselitistas, a lo que se suman posibles hechos de corrupción en el manejo de la asistencia recibida.

La reconstrucción a mediano y largo plazo no cuenta. Para muestra, la vergonzosa situación de los damnificados con el desastre del Cambray, que recibieron sus nuevas casas casi 3 años después de la tragedia.

Pasado el momento de la emergencia no hay por parte de los gobiernos una clara propuesta superadora que comience a poner énfasis en la prevención y la futura mitigación de desastres. Todo indica que luego de la asistencia humanitaria inmediata, la ocurrencia de un nuevo fenómeno natural de magnitud puede volver a convertirse en tragedia por la precariedad en que seguirán viviendo las grandes mayorías, y la falta de voluntad política en modificar esa situación. Así, estos desastres naturales patentizan los desastres ocultos de las sociedades.

El tsunami asiático de 2004 mató a más de 150 000 personas en unos minutos; el hambre (primera causa de mortandad en el mundo: un ser humano cada 7 segundos) o la diarrea (segunda causa de mortandad: 11 000 muertos diarios a escala planetaria por falta de agua potable), no impactan tanto como las tragedias que los shows mediáticos nos presentan cada vez con mayor pomposidad. Pero producen más muertos, más dolor, más miseria. ¿Hasta cuándo vamos a permitir todo esto?

(Tomado de Internet)

martes, 12 de junio de 2018

LA INVOLUCIÓN DE LA HEROICA UPEA. III


09-06-18
N. No. 505
LA INVOLUCIÓN DE LA HEROICA UPEA.
III
Siguiendo con nuestras notas sobre la profunda crisis que agobia a la Universidad Pública de El Alto, consideraremos los aspectos históricos desde su fundación en el año 2000.
PRIMERA ETAPA.
Fundada por Ley de 5 de septiembre del año 2000, la UPEA comenzó siendo administrada por una camarilla corrupta designada por el gobierno derechista de Jorge Tuto Quiroga, cuyo Ministro de Educación Tito Hoz de Vila, nombró a un subalterno de su ministerio como Rector de la misma.
Esta etapa no puede sino ser calificada como DELINCUENCIAL, pues el Rector Javier Sebastián Tito Espinoza, por su propia formación o mejor deformación intelectual, consideró a la Universidad como su hacienda y procedió a agredir a los estudiantes, a nombrar catedráticos y docentes a sus amigos íntimos sin título alguno, a dilapidar los fondos en compras corruptas, en fin, en medio de una situación francamente catastrófica.
Es en estas circunstancias que, en agosto del año 2002, una gran Asamblea General de docentes, estudiantes y trabajadores se determinó la expulsión inmediata del Rector y su Vicerrector, el monaguillo Edgar Chipana. Esta expulsión tuvo que ser incluso violenta por la resistencia que hacían los guardaespaldas financiados por el Rector.
SEGUNDA ETAPA.
Expulsada la camarilla corrupta y sus dos representantes, la Asamblea General, por unanimidad designó como rector interino al Dr. Jorge Echazú Alvarado, con la misión principal, fuera de las funciones inherentes al cargo, de conseguir la Autonomía plena.
Fue el comienzo de una etapa heroica en el sentido más pleno de la palabra, pues el gobierno de Quiroga y su sucesor Gonzalo Sánchez Lozada, desconocieron de principio a la autoridad nombrada por la Asamblea General, cortaron todos los recursos que por ley le correspondían con el propósito de derrocar a esa autoridad y restablecer al corrupto Tito Espinoza.
Fueron exactamente tres meses de 2002 y diez meses del año 2003, que la UPEA libró una batalla singular contra los enemigos de su existencia como ser: el Gobierno neoliberal, la UMSA, la Iglesia Católica con el obispo Suárez a la cabeza, la prensa en su totalidad atacando a las autoridades en todos los tonos, los dirigentes corruptos de las organizaciones sociales del El Alto: FEJUVE, Mauricio Cori, La COR, Juan Meléndrez y los Gremiales Braulio Rocha, pero con el apoyo valiente de los 7000 estudiantes y la centena de docentes que no recibían salario alguno por sus clase que se dictaban en las noches con velas y sin el servicio de agua potable.
Las manifestaciones se veían agredidas aun siendo pacíficas por parte de unidades de élite de la Policía como los “Dálmatas” que atropellaban a los estudiantes sin ninguna consideración. Huelgas de hambre, crucifixiones, enterramientos y otros medios desesperados de lucha, fueron implementados por los estudiantes, trabajadores y docentes.
Los recursos de la UPEA seguían fluyendo normalmente para el “Rector” Tito que se había refugiado en una escuela donde funcionaba su Universidad con una docena de estudiantes asalariados.
Cuando concluía el año 2003, la lucha del pueblo boliviano encabezado por el pueblo alteño, se dirigió a impedir que el gas boliviano fuera vendido a los Estados Unidos, mediante una planta separadora de líquidos instalada en territorio chileno. La lucha de la UPEA tuvo el acierto de coincidir en sus peticiones de autonomía con la movilización en contra del gobierno “gonista” y es así que, en octubre de 2003, exactamente un 17 de ese mes, se logró hacer huir al masacrador Goni Sánchez, después de haber asesinado unos 70 ciudadanos alteños en la conocida “masacre” del El Alto.
Será entonces el gobierno de Carlos Mesa Q, el que dispondría por presión de El Alto vencedor, la autonomía plena de la UPEA.
TERCERA ETAPA.
Una vez lograda la Autonomía, las perspectivas para la UPEA eran excelentes, pues podría emprender su actividad enarbolando las verdaderas banderas de la autonomía revolucionaria con sus máximas del Voto Universal, la periodicidad de la docencia, la cátedra paralela y el acercamiento a las necesidades del pueblo alteño.
La lucha de la comunidad universitaria alteña se había desarrollado ya en franca oposición al propio Sistema de la Universidad Boliviana que ya había sido invadido por el “pensamiento único” del modelo neoliberal, cuando se prohibía la cátedra libre y la universalidad del pensamiento, así como de la expresión libre de ese pensamiento.
Lamentablemente esa tendencia que había sido vencida en las jornadas heroicas del octubre rojo, se había hecho fuerte en las universidades del sistema y la UPEA, increíblemente, abandonando sus principios originales, cayó en la trampa desarrollando las manipulaciones conocidas de las camarillas docentes que hicieron de la UPEA una mala copia de un mal sistema.
Hoy, 2018, la UPEA nos muestra un panorama desolador. Lo único que le interesa es tener mayor presupuesto para aumentar los sueldos de docenes y administrativos que, hoy por hoy, se asemejan a los del presidente y sus ministros. El último trabajador, albañil, tiene un salario de más de cinco mil bolivianos.
Lo más triste es que el nivel académico está por los suelos y no podemos callar el hecho de que no se haya podido exigir que se transparente el manejo de los millones que recibe la universidad.
En siguientes entregas, seguiremos tratando otros problemas de la INVOLUCIÓN DE LA HEROICA UPEA.
Dr. Jorge Echazú Alvarado.
Primer Rector Autonomista de la UPEA.

miércoles, 6 de junio de 2018

LA INVOLUCIÓN DE LA HEROICA UPEA II.


06-06-18.
N.N. 504.
LA INVOLUCIÓN DE LA HEROICA UPEA
II.
Iniciamos una serie de artículos dedicados al conflicto que se ha creado en la UPEA en torno solamente al problema presupuestario que originó el asesinato, todavía no plenamente resuelto de un universitario alteño.
Comenzamos con algunos problemas no aclarados y muy difíciles de ser aclarados por su notoria negatividad. En primer lugar, tenemos la inflación de carreras profesionales que se han creado de un modo precipitado y anárquico.
Nosotros con experiencia conocida hemos trabajado muchos años para la creación de la carrera de Ciencias Políticas en la UMSA. Discutir la pertinencia de especialistas en una temática muy controversial, de modo que fuimos construyendo año atrás años las mallas curriculares, las tendencias de la ciencia política, el pensamiento político mundial, latinoamericano y nacional boliviano, etc., etc.
En la UPEA han aparecido de la noche a la mañana, nadie sabe cuántas carreras nuevas surgieron al calor de una improvisación desmesurada, lo cual no significa que no sean alguna de ellas muy necesarias, empero la solución no se encuentra en creaciones improvisadas. Tenemos la carrera de ciencias de la educación que tiene seguramente la mayor cantidad de estudiantes que pretenden ingresar a la carrera docente de la educación media, objetivo que, definitivamente, no se consiguió dejando a una gran cantidad de estudiantes en la estacada.
En segundo lugar, el problema del voto universal pleno que consiste en clausurar el voto ponderado como una expresión de la discriminación y su contenido anti-democrático.
La UPEA en su época heroica, aprobó, correctamente, el voto universal pleno, es decir un voto para cada componente de la docencia y al estudiantado sin distinción alguna. Hoy desde tribunas reaccionarias, se pretende involucrar este principio democrático como causa de la crisis en la UPEA. El principio fue creado ante la proliferación de camarillas docentes que se apoderaban, y se apoderan, de las carreras en beneficio personal y en perjuicio del estudiantado. Lamentablemente este principio tan democrático no ha tenido correcta aplicación y se ha convertido también en una rémora.
Bien aplicado este principio debe constituirse en una plataforma para combatir toda clase de camarillas en la universidad en general.
PCmlm.

martes, 5 de junio de 2018

LAS TESIS TENDENCIOSAS DE LA ABOGADA BARRIGA


05-06-18
N. No. 503
LAS TESIS TENDENCIOSAS DE LA ABOGADA BARRIGA
La defensora jurídica de la familia del joven alteño asesinado días atrás, ha formulado una tesis que es necesario analizar:
Se sostiene que, en el hecho, existen dos tipos de culpables.  En primer lugar, el autor directo que puede o no ser el suboficial que está ya detenido y, por otro lado, los actores intelectuales del delito.
Ahora bien, según la declaración que comentamos, los autores intelectuales serían los componentes de la cadena de mando policial hasta los niveles más altos, es decir, el presidente Morales, el ministro de Gobierno Romero, el general comandante supremo de la Policía y el Fiscal General del Estado, Guerrero.
Entonces, esas cuatro personalidades del gobierno se habrían reunido secreta y específicamente para planificar y organizar meticulosamente el asesinato de un simple e inocente estudiante del primer año de la Universidad alteña.
Empero, ¿quién puede imaginarse esa supuesta confabulación que, de ser evidente, su resultado sería un enorme perjuicio para el gobierno?
¿Se puede sostener, válidamente, que el gobierno de Evo Morales se ocupa de planificar asesinatos de ciudadanos impunemente por el gusto de hacerlo y conseguir un daño a si mismo?
Está claro que la susodicha abogada está comprometida seriamente en la utilización del delito para satisfacer intereses reaccionarios.
La susodicha abogada debe ser investigada por la propagación de una verdadera falacia.
PCmlm.