lunes, 29 de diciembre de 2014

ZAVALETA Y LAS “SOCIEDADES” ABIGARRADAS


29-12-14

ZAVALETA Y LAS “SOCIEDADES” ABIGARRADAS

II

Con motivo de los 30 años del fallecimiento de René Zavaleta Mercado, se han conocido varios ensayos en el suplemento el “Animal Político” de “La Razón” (1) que conmemoran esos aniversarios del fallecimiento del escritor e intelectual boliviano. En alguna oportunidad anterior y con el título de “Provocaciones teóricas”, abordamos ya estos conceptos de Zavaleta, el actual sería un segundo capítulo.

A continuación intentamos la comprensión solamente de uno de los "conceptos" más utilizados por Zavaleta y que aparece sistemáticamente en los comentarios a los que nos referimos: La “Formación Social Abigarrada”.

En términos sencillos, abigarramiento significa lo heterogéneo reunido sin concierto o conjunto de varios colores mal combinados. Si bien es cierto que la expresión fue utilizada originalmente por Lenin (por lo que de ninguna manera es original en Zavaleta) al referirse a la sociedad rusa zarista, no por provenir de una autoridad intelectual y revolucionaria de la talla de Lenin, no nos vamos a privar de criticarla.

Para iniciar esa crítica debemos diferenciar dos conceptos completamente diferentes que provienen de disciplinas científicas incluso contradictorias. El concepto de ”sociedad” proviene de la sociología clásica de Comte, Durkheim, Weber y Parsons y hace referencia a todo conglomerado social con carácter muy general. En cambio el concepto de Formación Social, proviene del bagaje marxista clásico es decir directamente de Marx.

Ambos conceptos se refieren al mismo objeto, pero el primero es vago y muy general, en cambio el segundo es un concepto que merece una explicación clara:

El concepto de Formación Social, nos permite pensar una TOTALIDAD SOCIAL,  HISTORICAMENTE DETERMINADA, como combinación de MODOS DE PRODUCCIÓN o formas productivas, en la que uno o una de ellos o ellas es el o la DOMINANTE y los otros u otras están SUBORDINADAS. Esta conceptualización de "Formación Social" es una construcción colectiva del Materialismo Histórico que comienza con la TOTALIDAD SOCIAL, manejada por Marx y específicamente por George Lukacs en su conocida obra "Historia y conciencia de clase", la DETERMINACIÓN HISTÓRICA, es incorporada por Althusser en los trabajos de recopilación de Marta Harnecker, finalmente la COMBINACIÓN de modos de producción con la DOMINACIÓN de uno de ellos sobre los demás es auténticamente marxista y enriquecida por Samir Amin en su extraordinario trabajo sobre el "Desarrollo desigual de las Formaciones Sociales".

Por lo tanto, el "abigarramiento" que implica un amontonamiento sin concierto de formas productivas no ocurre nunca. Lenin, como decimos, la utilizó para caracterizar una formación social rusa que era capitalista atrasada con fuertes resabios feudales, Aún así, no por ser una referencia leninista deja de ser criticada por nosotros.

Pensamos que en rigor ninguna formación social puede ser abigarrada ya que según Marx, la heterogeneidad y complejidad de formas productivas llevan siempre el sello de las formas dominantes. He aquí el marxismo en su máxima expresión científica.

"En todas las formas de sociedad existe una determinada producción que asigna a todas las otras su correspondiente rango (e) influencia, y cuyas relaciones por lo tanto asignan a todas las otras el rango y la influencia. Es una iluminación general en la que se bañan todos los colores y (que) modifica las particularidades de éstos. Es como un éter particular que determina el peso específico de todas las formas de existencia que allí toman relieve...." (2)

Esta luminosa cita nos ahorra pues todo comentario en cuanto al pretendido abigarramiento de las sociedades que según Marx se homogeneizan por la influencia y el rango de la producción dominante.

Luís H. Antezana nos dice: "No hay una definición explícita de tal concepto (el abigarramiento) en la obra de Zavaleta"; de ahí que haciendo los mayores esfuerzos de síntesis, el mismo Antezana nos propone una definición de carácter práctico, cuando sostiene:

«Podríamos proponer entonces... se trata de la calificación mutua de diversidades económica-sociales de tal suerte que, en concurrencia, ninguna de ellas mantiene formas previas, primordiales o no; la referencia, o sea la sociedad concreta objeto de conocimiento, permitiría caracterizar las diversas historias en juego; es decir, los diversos grados de constitución social ahí implicados; y el marco de 'calificación de unas por otras' diversidades recurriría al concepto de intersubjetividad para reconocer, en las crisis sociales, el grado de unidad en la diversidad alcanzado en dicha concurrencia...." (3)

La verdad es que al querer explicar el abigarramiento de Zavaleta, Antezana no hace sino "abigarrar" aún más el "concepto", quedando en la más completa orfandad teórica.

Por su parte, Raúl Prada Alcoreza tiene los siguientes conceptos que coinciden básicamente con Antezana, en torno al problema de las "formaciones abigarradas" de Zavaleta Mercado:

«Cuando hablamos de formación social abigarrada suponemos la teoría historicista (sic) del materialismo histórico sobre formación social... Ahora bien,  ¿qué es lo que pasa con la articulación especifica de modos de producción que no se encuentran determinados por el modo de producción capitalista? Es a esas formaciones sociales a las que se refiere el concepto de formación social abigarrada...  Esta no determinación del modo de producción capitalista las hace abigarradas... Esta pluralidad se acerca al azar.... el concepto de formación social abigarrada es una configuración teórica compuesta que nos permite pensar la especificidad de las conformaciones históricas. El concepto de formación social abigarrada es más abierto, permite pensar la multilinealidad histórica, en su ámbito connotativo está incluida la alteridad histórica de las formaciones no eurocéntricas. Esta es su riqueza......» (4)

De entrada podemos decir que el materialismo histórico no es historicista (otra lamentable confusión entre historicismo e histórico), pero ésta no es la cuestión principal. Si sabemos que la formación social es determinación histórica y un sistema de modos de producción con uno de ellos dominante y los restantes subordinados, no se da jamás la situación teórica de que formas y maneras de producir se amontonen sin concierto, al azar, cada cual por su lado y con su propia lógica.

De una vez por todas debemos sentar el principio de que el MPC, determina y domina, en última instancia, todas las formas de producción en el planeta, hoy muchísimo más con motivo de la globalización, lo cual no significa que hubieran desaparecido las formas productivas pre-capitalistas, por lo mismo el razonamiento de Zavaleta y de Prada resulta siendo un contrasentido lógico y concreto y resulta ser un resabio del dualismo estructural hace tanto tiempo desechado, con toda razón, por el pensamiento social, pero vuelve ahora como abigarramiento. Una vez más, y van muchas, debemos remitirnos y comprender  profundamente la cita anterior de Marx (2)  que debe poner fin a esta cuestión.

En cuando a que la multilinealidad histórica pueda explicarse por el concepto de formación abigarrada, es otra afirmación insostenible. El desarrollo desigual de las formaciones sociales es una permanente del desarrollo histórico y nada tiene que ver con el famoso e indefendible concepto del “abigarramiento”. Donde tiene pertinencia el abigarramiento es en el falso concepto de la excepcionalidad que implica el sostenido empleo (incorrecto) de abigarramiento por parte de todos los comentaristas de la obra de Zavaleta. Se sostiene que dicho concepto nos permite calificar, por ejemplo a la formación social boliviana, como EXCEPCIONAL.

En rigor, todas las formaciones sociales, por ser específicas, podrían calificarse de excepcionales, pero si todas son excepcionales, deja de existir la excepcionalidad y solamente queda científicamente la ESPECIFICIDAD SOCIAL.

Volviendo al propio Zavaleta y en cuanto a la homogeneidad  de la formación social norteamericana, criterio sostenido por Zavaleta, Hoy mismo se discute, con toda razón, cual es la caracterización que debemos hacer de la formación social norteamericana,

¿Será una formación homogénea, como lo sostiene Zavaleta? Por el contrario sostenemos que Estados Unidos es una formación social completamente heterogénea, compleja y muy lejos de la homogeneidad. Pero Zavaleta sostiene que aún antes de llegar a América, los inmigrantes europeos (los pilgrims) provenientes de todos los rincones del viejo continente empobrecido, ya eran una nación.  Acá encontramos la influencia de los escritos de Alexis de Tocqueville que sostiene precisamente eso en su famosa obra "La Democracia en América".

Para concluir este breve comentario de la obra y uno de los "conceptos propios" de Zavaleta, sugerimos un debate en torno a los mismos.


Notas.

1.   “La Razón”. Matutino paceño. Domingo, 28 de diciembre 2014. Suplemento   “El Animal Político” E-1 “Zavaleta, una obra para pensar el presente.
2.    Marx, Karl. El método de la economía. Los Grundrisse. Tomo I
3.    Antezana. Luís H. Zabaleta visto por Antezana
4.   Prada Alcoreza, Raúl. “Las armas de la utopía. Marxismo: provocaciones heréticas. Pág. 217.


Jorge Echazú Alvarado.

PCmlm.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada