martes, 22 de marzo de 2011

SOBRE LA DIALECTICA DE LA CONTRADICCIÓN EN MAO

SOBRE LA DIALECTICA DE LA CONTRADICCIÓN EN MAO
Antecedentes.

El pensamiento filosófico de Mao Tse-tung, constituye un gran salto en la concepción dialéctica de la contradicción. Son sus enseñanzas y sus orientaciones en este campo, las que nos guían como una certera brújula señalándonos que, en el conjunto de contradicciones que constituyen los fenómenos, las cosas y los pensamientos, debemos identificar a esas contradicciones jerarquizándolas y no como un conjunto “abigarrado” de las mismas, es decir descubrir dónde se encuentran los enemigos fundamentales, dónde se encuentran los enemigos secundarios, dónde se encuentran los amigos y finalmente, dónde se encuentran los compañeros de ruta.

Por todo esto que corresponde al gran aporte de Mao a la teoría de la revolución socialista con rumbo al comunismo, resultan risibles y primitivas las posturas de ciertos “marxistas-leninistas” que rechazan (algunos) e ignoran otros, las grandes contribuciones a la teoría y a la práctica de la revolución de parte de nuestro gran timonel. Existen grupos que incluso llegan, en su supina ignorancia, a omitir en sus análisis del proceso revolucionario mundial a la gran Revolución China y a la Gran Revolución Cultural Proletaria de China.

Con el propósito de entregar una mínima parte de esa contribución de Mao para el conocimiento de ciertos “marxistas-leninistas” enemigos de Mao, les hacemos llegar este resumen solamente de su pensamiento dialéctico, que supera ampliamente el dialecticismo hegeliano.

El pensamiento dialéctico tiene su origen en la antigua filosofía tanto oriental cuanto clásica. Recordemos como un ejemplo concreto la escuela Charvaca o Lokayata indú, por un lado y la filosofía heraclitiana y socrática griega, por otro.

«Cuando Buda llegó a la edad viril halló que las salas, calles y aún los bosques de la India del norte resonaban de controversias filosóficas, principalmente de tendencia atea y materialista. Los últimos Upanishads y los más antiguos libros budistas están llenos de referencias a esos herejes. Una clase numerosa de sofistas viajeros (los paribbajaka, o “errantes”) pasaban la mayor parte de cada año yendo de un sitio a otro, buscando discípulos o antagonistas en filosofía….» (1)

Esta claro que las discusiones y  los antagonismos discursivos de estos herejes errantes tenían mucho que ver con el concepto más puro de la dialéctica: el diálogo contradictorio.  

Por otra parte tenemos el clásico de Grecia, el filósofo “oscuro” Heráclito que escandalizaba a su contemporaneidad con sus disquisiciones sobre el devenir, sobre el cambio contínuo. Igualmente, ¿cómo no vamos a tener en cuenta la ironía socrática que consideraba la contraposición de ideas como la dialéctica en sus conversaciones con sus discípulos?

LA DIALÉCTICA DE LA CONTRADICCIÓN EN EL PENSAMIENTO   FILOSOFICO DE MAO.

1. 1. Las dos concepciones del mundo. La metafísica y la dialéctica.

La primera concepción del mundo es la metafísica que consiste en considerarlo como estático, aislado y unilateral. Es decir que el permanente estado de reposo significa que las cosas no cambian (A=A), reconociéndose apenas los desplazamientos mecánicos. Por otra parte la concepción metafísica observa el conjunto de los fenómenos y cosas aislados del resto de los fenómenos, es decir considerando el mundo como un conjunto de fenómenos, objetos e ideas “abigarradas”, es decir juntas pero sin relacionamiento entre ellos o ellas.

La segunda concepción, la dialéctica, por el contrario, significa considerar el mundo en permanente movimiento y transformación, como un automovimiento interno y necesario en el que cada cosa se encuentra íntimamente relacionada, interconectada y en interacción con todas las demás.

Un problema muy claro es aquel que señala que hay principios fundamentales del Materialismo Histórico que siempre y en cada caso deberán ser ampliados, explicados y relativizados, partiendo siempre de supuestos teóricos sólidos. En este caso, efectivamente y en líneas generales, Stalin tiene la razón cuando sostiene que las fuerzas productivas, --es decir principalmente la fuerza de trabajo de los hombres--, son, en última instancia, el factor determinante del desarrollo social.
 
1.     2.     La universalidad y la particularidad de la contradicción.

La contradicción en el seno de las cosas, los fenómenos y el pensamiento tiene carácter universal porque existe en todos/as ellos/as sin excepción y desde el comienzo al fin de la existencia de los/as mismos/as. También la contradicción es particular en cuanto constituye la esencia específica que diferencia a una cosa de las demás. Aquí radica la infinita variedad de las cosas, los fenómenos sociales y el pensamiento.

1.                         3.     La contradicción principal y las contradicciones secundarias.

Es éste capítulo el más importante. La contradicción, entonces, no existe, como ya hemos dicho, aislada, sino que todo fenómeno, o cosa forma un gran complejo de contradicciones, empero una de ellas necesariamente se constituye en la contradicción principal (CP), cuya existencia determina, influye o domina la existencia y el carácter del resto de las contradicciones que resultan ser, entonces, las contradicciones secundarias (CSs), sometidas relativamente y en última instancia a la principal.

En la consideración de la actual coyuntura política mundial, encontrar la contradicción principal es de una importancia mayúscula, un análisis profundo nos lleva a la convicción de señalar a la contradicción antagónica entre el Imperio y sus lacayos imperialistas más las burguesías compradoras locales frente a los pueblos revolucionarios del mundo, como la contradicción principal.

Entre las contradicciones secundarias a nivel mundial tenemos las contradicciones inter-imperialistas.  Actualmente  la contradicción inter-imperialista más notoria es aquella que enfrenta al Imperio con la China Popular, por ejemplo.

La contradicción entre las burguesías de los países desarrollados capitalistas frente a sus proletariados, ha quedado sumamente rezagada.

Finalmente la contradicción existente durante el siglo pasado entre el campo capitalista y el campo socialista que fue la base de la política revisionista del jruchovismo, ha desaparecido completamente.

1.      4.     El aspecto principal y el aspecto secundario de la Contradicción. Los polos.

En el seno mismo de la contradicción, sea esta principal o secundaria encontramos dos aspectos o polos (A-B) que se enfrentan directamente. Uno de esos aspectos o polos domina al otro aspecto o polo, convirtiéndose en el aspecto principal de la contradicción (APC), el otro aspecto o polo será el aspecto secundario de la contradicción (ASC).

Por lo mismo, no puede confundirse la contradicción principal con el aspecto principal de la contradicción, en la que (A) es el aspecto principal de la contradicción y (B) el aspecto secundario. De modo que podemos explicar el movimiento de las contradicciones, las mismas que de principales pueden eventualmente convertirse en secundarias, lo mismo que puede ocurrir cuando un aspecto secundario deviene en principal.

El Imperialismo es un aspecto principal de la contradicción principal,  los países oprimidos constituyen el aspecto secundario de la contradicción principal. Estos son los aspectos de la contradicción que puede, a su vez, ser principal o secundaria.

1.                        5.    La Unidad de la Contradicción:  la Identidad y la Lucha. (Las regiones de la Contradicción.)

Mao afirma, de acuerdo con Lenin, que la "ley de la contradicción” en las cosas, es decir la ley de la unidad de los contrarios es la ley absoluta de la naturaleza, la vida humana y el pensamiento.  La UNIDAD (U) quiere decir que la contradicción for­ma un todo, una globalidad y que un polo, un aspecto o una región de la contradicción no puede existir sin el otro.  Por ejemplo el proletariado, opuesto a la burguesía, no puede existir sin és­ta, como tampoco ella puede existir sin el proletariado. Igualmente, el imperialismo no podría existir sin países oprimidos, ni países oprimidos sin imperialismo.  Esta sencilla comprobación nos muestra la UNIDAD de la contradicción como una totalidad en cuyo seno existen DOS REGIONES: LA IDENTIDAD (I) Y LA LUCHA (L).

Las regiones de la contradicción, como tenemos dicho, son: la identidad y la lucha.  LA IDENTIDAD como dice y explica Lenin:

«La dialéctica es la doctrina de cómo los contrarios pueden ser y cómo suelen ser (como devienen) IDENTICOS  en que condiciones suelen ser idénticos, convirtiéndose el uno en el otro por que el entendimiento humano no debe considerar estos contrarios como muertos, petrificados, sino como vivos, condicionales, móviles y que se convierten el uno en el otro». (2) 

Mao propone como sinónimos de identidad los siguientes: coinci­dencia, interpenetración, impregnación recíproca, interdependencia, interconexión, cooperación. En  resumen según Mao:

«Todos estos variados términos significan lo mismo y se refieren a los dos puntos siguientes: primero, la existencia de cada uno de los dos aspectos de una contradicción en el proceso de desarrollo de una cosa, presupone la existencia de su con­trario, y ambos aspectos coexisten en un todo único; segundo, sobre la base de determinadas condiciones, cada uno de los aspectos contradictorios se transforma en su contrario.  ESTO ES LO QUE SE ENTIENDE POR IDENTIDAD....» (3)

 Entonces queda claro, las regiones de la contradicción son diferentes de los aspectos  o polos de la contradicción.   

La lucha es la otra región de la contradicción. Lenin señala:

«La unidad (coincidencia, identidad, equivalencia) de los contrarios es condicional, transitoria, relativa. LA LUCHA DE LOS CONTRARIOS, mutuamente excluyentes es ABSOLUTA; como es absoluto el desarrollo, el movimiento....» (4).

Mao en torno a la lucha de los contrarios, dice:

«Ahora agregamos que la lucha entre contrarios recorre los procesos desde el comienzo hasta el fin y origina la transformación de un proceso en otro; LA LUCHA ENTRE LOS CONTRARIOS ES OMNIPRESENTE, Y POR LO  TANTO DECISIVOS QUE ES INCONDICIONAL Y ABSOLUTA....»(5)   

Y finalmente para mayor claridad, dice Mao:

«La combinación entre identidad, condicional y relativa, y la lucha, incondicional y absoluta, FORMA EL MOVIMIENTO DE LOS CONTRARIOS EN TODAS LAS COSAS» (6)   

Por  tanto, en Mao, habrá  pues que distinguir: la unidad (el todo) y en su seno la identidad (lo relativo) y la lucha (lo absoluto).  Si no comprendemos esta sencilla pero profunda verd­ad, ¡¡NO COMPRENDEMOS NADA!!

Ahora veamos las refutaciones "filosóficas" de algunos camaradas:

El Partido Comunista de Colombia (marxista-leninista), contrapone la definición de Mao de la dialéctica materialista ya expuesta líneas  arriba, con otra definición de un llamado “diccionario filosófico” que dice:

«La ley de la UNIDAD Y LA  LUCHA de los contrarios es la médula y esencia de la dialéctica materialista...» (7)

A continuación se comenta dicha contraposición y se dice:

"Es evidente que en este punto fundamental, Mao Tse-tung entró en flagrante contradicción con la teoría marxista-leninista....".

«.....Quedó  así planteada la contradicción entre Mao Tse-tung y Stalin en torno a un problema clave de la filosofía  marxista, SOBRE EL CUAL NO CABEN POSICIONES AMBIGUAS.   El verdade­ro fondo de la contradicción se ubica, como se ve, en que Stalin, fiel a la ideología marxista, defendió intransigentemente como principio fundamental de la dialéctica marxista, LA UNIDAD Y LA LUCHA DE CONTRARIOS, en tanto que Mao Tse-tung defendía siempre la UNIDAD DE LOS CONTRARIOS....» (sic)  (8) 

La confusión de los camaradas colombianos es lamentable y demuestra que no han leído con la debida atención el trabajo de Mao  sobre la contradicción donde haciendo gala de una sencillez y una profundidad muy grandes, ubica no la UNIDAD y la LUCHA, sino la IDENTIDAD Y LA LUCHA (9), dentro de la UNIDAD teórica del todo contradictorio.

Con el objeto de poner fin a este problema que existe únicamente en cierta debilidad en  el manejo de las categorías filosóficas, entregamos estos textos de Lenin que no dejan lugar a duda alguna.

" 5)....  la cosa (fenómeno, etc.) COMO SUMA Y UNIDAD DE LOS CONTRARIOS......    

Y finalmente:

«EN UNA PALABRA, LA DIALECTICA PUEDE SER DEFINIDA COMO LA DOCTRINA DE LA UNIDAD DE LOS CONTRARIOS.  Esto encarna la esencia de la dialéctica, pero exige explicaciones y desarrollo..» (10)

Si se es consecuente con la crítica de Mao, habrá pues que calificar a Lenín de "enemigo" de la lucha de contrarios y, conse­cuentemente, “adversario” del marxismo-leninismo.

El capítulo  quinto de la obra de Mao "Sobre la Contradicción", tiene un título muy claro y dice:

«La identidad y la lucha entre los aspectos de la contradicción».(11) 

En ese solo título está condensada toda la exp1icación a  la que justamente se refiere Lenin y que hemos desarrollado líneas arriba.

Los críticos de Mao, no nos dicen nada de los inmensos aportes de Mao en torno a los problemas filosóficos que se refieren a la contradicción principal y de las contradicciones secundarias que hoy sirven tanto para la caracterización de las formaciones sociales y las coyunturas políticas.  Tampoco nos hablan de la predominancia de algunos de los polos o aspectos de la contradicción que Mao desarrolló creadoramente.  De igual modo olvidan el carácter antagónico y no antagónico de las contradicciones que permite una visión global de las mismas, empero "recuerdan" muy a tiempo la ley de la "negación de la negación" que es en realidad una categoría hegeliana que expresa en el lenguaje abstruso del filósofo idealista la misma ley de la contradicción. De modo similar no dicen nada del aporte esencial de Mao sobre las contradicciones en el seno del pueblo, en fin…

Obviamente los "críticos" también "olvidaron" la Tesis, la Síntesis y la Antítesis    que son igualmente hegelianas y que tienen su contraparte materialista-dialéctica como sigue:

La Tesis (hegeliana) corresponde al ASPECTO PRINCIPAL DE LA CONTRADICCION (marxismo), la Antítesis (hegeliana) corresponde al aspecto secundario de la contradicción (marxismo) y la Síntesis (hegeliana) corresponde a la resolución  de la contradicción (marxismo).

Concluimos con la problemática filosófica de la contradicción con una cita final de Lenin que debe poner punto final al asunto:

«La identidad de los contrarios (QUIZA FUESE MAS CORRECTO DECIR SU "UNIDAD"  aunque la diferencia entre los términos identidad y unidad no tiene aquí una importancia particular) es el RECONOCIMIENTO (descubrimiento) de las tendencias contradictorias, mutuamente excluyentes, opuestas, de todos los fenómenos y procesos de la naturaleza (incluso el espiritual y la sociedad)...»
(Paréntesis y mayúsculas nuestras).  (12) 

Contradiciendo un poco a Lenin, decimos que tiene mucha importancia la diferenciación que debe hacerse entre los conceptos filosóficos de UNIDAD, POR UNA PARTE E IDENTIDAD POR LA OTRA. Si Lenin hubiera sabido que algunos críticos superficiales, precisamente se iban ha enredar  en ambos términos seguramente los  hubiera aclarado.  Empero queda fuera de duda que cuando se habla de la UNIDAD de los contrarios se incluye su identidad y su lucha.

1.       6.    El antagonismo en la Contradicción.

Una de las formas más importantes de la lucha de contrarios es el antagonismo en la contradicción que consiste en la máxima exacerbación de las contradicciones, sin embargo no es la única forma de la lucha pues existen también, como se ha explicado, contradicciones no antagónicas, aunque siempre una antagónica puede tornarse no-antagónica y viceversa. El ejemplo clásico de antagonismo en la contradicción es el que existe entre el proletariado de las naciones industrializadas y la burguesía de las mismas naciones. Igualmente es antagónica la contradicción entre el Imperialismo y los pueblos y naciones oprimidas por el sistema.

1.       7.    Las contradicciones en el seno del pueblo.

Por otro lado, según el pensamiento original de Mao, existen las contradicciones que él llama “contradicciones en el seno del pueblo” que pueden catalogarse como contradicciones no antagónicas. Estas contradicciones cuando no son bien comprendidas pueden confundir complemente los análisis políticos y ocasionar graves daños a las luchas sociales enfrentando a sectores del pueblo con otros sectores del mismo pueblo. Mientras la contradicción burguesía proletariado es una contradicción antagónica, en cambio la contradicción proletarios-campesinos, por ejemplo, es una contradicción en el seno del pueblo, igualmente la contradicción entre los pequeños comerciantes y los obreros es una contradicción en el seno del pueblo.

  NOTAS BIBLIOGRÁFICAS

1.      Durant, Will. «La civilización de la India». Edición Sudamericana. Págs. 44 y 45.
2.   Lenin, V. I.  Resumen del libro de: “Ciencia de la Lógica” de Hegel.
3.   Mao Tse-tung. Sobre la Contradicción. Pág. 360. T. I.
4.   Lenin, V.I. "En torno a la cuestión de la Dialéctica".
5.   Mao Tse-tung. “Sobre la Contradicción”. Págs. 365 y 366. T. I.
6.   Mao. Idem. Pág. 366. T. I.
7.    Diccionario Filosófico. No se registra la fuente.
8.    Documentos del Partido Comunista de Colombia (ML)  Pág. 216.
9.    Mao. “Cinco tesis filosóficas”.  Pág.110.  Ed. Extranjeras),
10.    Lenin. V. I.  Cuadernos Filosóficos. Edit. Ayuso. Págs. 207-208.
11.  Mao Tse-tung. Pág. 360. T. I.
12.  Lenin. V. I.  Cuadernos Filosóficos. 

c. Coco - PCMLM - Bolivia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada