viernes, 12 de octubre de 2012

LA VERDADERA HISTORIA DE LA INVASIÓN DE COLON

-->
LA VERDADERA HISTORIA
DE LA INVASIÓN DE COLON
El patrimonio a que renunciamos.
MIKE  ELY.
        
El 12 de octubre de 1492, los habitantes de una pequeña isla tropical del Caribe vieron algo extraordinario. Tres grandes barcos de vela se acercaron a la costa y unos hombres extraños de piel blanca desembarcaron en largas lanchas.       
El diario de Colón informa que los habitantes de la isla mostraron una grandísima curiosidad y que querían ofrecerles hospitalidad. Pero los europeos, completamente cubiertos de ropa en el calor del Caribe y armados con espadas, caminaron hasta un punto de la playa donde colocaron una gran cruz y celebraron un ritual.       
Sin saberlos los indígenas, Colón estaba "tomando posesión" de ellos y de su tierra --como se lo habían autorizado los reyes de España-- y bautizando la isla.... sin molestarse en preguntarle a quienes llevaban ahí 600 años cómo la llamaban.      
La única fuente que tenemos hoy de ese suceso es el diario de Colón. La tribu que vivía en la isla fue exterminada. Ni siquiera sabemos qué nombre se daban. Solo sabemos qué Colón resolvió llamarlos los "taínos".      
Este mes -octubre de 1992-- se cumplen 500 años de la llegada de Colón. Los gobiernos del Oeste llevan un año intentando celebrar a Colón. Ya han gastado centenares de millones de dólares para esta celebración en exhibiciones, películas, reconstrucciones, conmemoraciones y monumentos; se culminará el 12 de octubre, el día en que se cumplen los 500 años.        
Las clases dominantes tienen su punto de vista sobre Colón y los últimos 500 años. Los viajes de Colón marcan un punto de partida del capitalismo mundial y el comienzo de la dominación colonial europea del mundo. Eso es lo que quieren los de arriba que todos celebremos.       
Pero no ha sido así. Los oprimidos ven las cosas de otra forma. A lo largo del año pasado se han celebrado debates y enfrentamientos cuando los gobiernos han intentado conmemorar a Colón y a su sistema, en España, Estados Unidos y todo el hemisferio occidental. Hace poco en la República Dominicana se informa que unos soldados mataron a balazos a dos manifestantes.      
El proletariado y los oprimidos no ven ningún motivo de celebración el 12 de octubre. Es una celebración de genocidio, esclavitud y conquista. Es más: glorifica la opresión de miles de millones hasta el día de hoy. La llegada de Colón es algo que sólo los opresores (y los tontos) pueden celebrar.
              
COLON:    EN POCAS PALABRAS      
Un dakota (sioux) estaba hablando con una reportera del OR sobre Colón.     
"Hace años --dijo-- resolví estudiar sobre Colón, para entender qué hizo. Me conseguí el libro "A people's History of the United States" (Una historia popular de los Estados Unidos) de Howard Zinn, y comencé a leer. Llegué a la siguiente descripción de un observador español del siglo 17: 'Dos de esos dizque cristianos se encontraron un día con dos niños indígenas que tenían un par de cotorras; les quitaron las cotorras y, para divertirse, a ellos los decapitaron'.      
En ese momento --dijo el dakota-- cerré el libro. ¿Qué más necesitaba saber?...."      
Entre nosotros --continuó-- el nombre tradicional que se les da a los invasores blancos es Wasichu, que quiere decir matar por medios viles".
        
COLON: ¿EL PRIMER QUE?      
Se dice que el viaje de Colón fue el "primer encuentro" entre el "Nuevo Mundo y el Viejo Mundo". Eso contradice la información disponible.     
Los viajeros del imperio africano de Malí en el siglo 14 informaron que su rey les habló de dos grandes expediciones de centenares de botes que salieron de África hacia el oeste. Ciertos artefactos indican que pudo hacer períodos de comercio entre Äfrica occidental y Brasil. También hay restos de una colonia vikinga en Norteamérica fundada por el año 1 000. Y en la misma época del viaje de Colón, los pescadores ingleses tenían la costumbre de atravesar el Atlántico para pescar en bancos de peces desde donde podían ver el continente americano.       
La información histórica indica que hubo unos 20 contactos entre ambos lados del Atlántico antes del viaje de Colón.       
¿Por qué entonces se dice que el viaje de Colón fue el primero? Porque para las clases dominantes modernas, lo más importante no es el contacto entre pueblos sino el enorme crecimiento mundial del capitalismo en Europa, que fue posible debido al pillaje de las riquezas de América. Eso sí no comenzó antes del viaje de Colón.      
Antes de Colón, llegaron a las costas de las Américas viajeros de Europa y Africa pero causaron pocos cambios. El primer viaje de Colón fue completamente diferente: fue la misión de exploración para una invasión general. Para entender esta diferencia, tenemos que examinar las contradicciones de clase y los cambios de la sociedad que mandó al almirante al mar.
            
ESPAÑA, 1492: CABALLEROS DESESPERADOS Y ENDEUDADOS.      
Fernando e Isabel, los reyes que financiaron el viaje de Colón, gobernaban el reino feudal de Aragón y Castilla. La nobleza era el 2% de la población y poseía el 95% de las tierras. Casi todos los demás eran campesinos pobres.     
El núcleo de la clase dominante era la Mesta, una asociación de nobles ganaderos. Sus tres millones de ovejas, que recorrían las tierras del norte de España en busca de pastos, eran el núcleo de la economía del país. España le vendía lana a las ciudades mercantiles y artesanales de los Países Bajos, ciudades que estaban creciendo rápidamente.      
Un historiador, Hans Koning, resume así la situación: "Este, entonces, es un bosquejo muy breve de la economía de España a finales del siglo XV; campesinos medio muertos de hambre y nobles dueños de grandes cantidades de tierra; villas humildemente obedientes a una monarquía agresiva y a la Iglesia. Millones de ovejas hambrientas recorriendo el país como una plaga de langosta permanente. La lana era el principal producto de exportación pero su rendimiento estaba disminuyendo, y el daño a la tierra comenzó a causar repetidas hambrunas en el país".       
Los caballeros feudales de España se endeudaron profundamente con los mercaderes y banqueros que controlaban el comercio y compraban su lana. En consecuencia, tenían una necesidad constante, creciente y desesperada de botín del exterior para mantener en pie su sistema.       
Durante el siglo XV, la corona española refinó una maquinaria de órdenes religiosas militarizadas que batallaron constantemente contra los moros (musulmanes) que controlaban el sur de España. En las familias feudales el hijo mayor heredaba la tierra y el ganado del padre. Esto dejaba un montón de hijos sin fortuna para engrosar los ejércitos de rapiña de la corona. Como parásitos, esos conquistadores vivían de la España Mora.     
La corona justificaba esa guerra con un catolicismo fanático que dictaba una guerra santa contra los "paganos" extranjeros y los "herejes" del país. Decía que Dios quería que mataran y robaran a los descreídos. La Iglesia creó la famosa Inquisición para buscar y matar a los que se oponían al orden dominante. Los inquisidores extraían confesiones con semanas y semanas de torturas; luego quemaban al "hereje" confeso en una hoguera en la plaza de mercado en un ritual llamado "auto de fe".      
En 1482, la corona, extendió sus dominios (por medio de la guerra) y puso la Inquisición bajo su control directo. Tomás de Torquemada --el confesor de Isabel-- recibió el encargo de administrar la Inquisición. En los diez años antes de zarpar Colón, Torquemada mandó a quemar vivos a docenas de miles de "herejes".      
En el año de 1492 los ejércitos de Fernando e Isabel finalmente conquistaron la última ciudad mora de España. Isabel firmó el Edicto de Expulsión, con lo que 150 000 judíos de España perdieron sus propiedades y tuvieron que irse.      
Ese mismo mes, Isabel le dio a Colón órdenes de zarpar hacia el oeste. Sus órdenes eran simples: "descubrir y adquirir". "Debía volver con perlas, piedras preciosas, oro, plata, especias y otras cosas y mercaderías, de cualquier clase, nombre o descripción que sea". Sus tres barcos no llevaban cargamento para dar a cambio de esas riquezas.       
En los siglos siguientes los europeos justificaban su conquista diciendo que su "civilización" era superior. Pero el reino español que mandó a Colón a buscar riquezas en 1492 era una de las sociedades más intolerantes, bestiales y reaccionarias de la historia. Sus plazas de mercado estaban impregnadas de olor agridulce de carne humana quemada y sus puertos estaban llenos de barcos donde miles de judíos perseguidos salían para el exilio.       
En la Europa de Colón, plagas transmitidas por ratas mataban miles de miles cada generación. Menos de una de cada 20 personas sabia leer. La mitad de los niños no llegaba a cumplir 15 años. Bañarse era considerado una práctica satánica.      
Los conquistadores justificaban todas sus atrocidades con su fanatismo cristiano. Colón siempre se describió como un "portaestandarte de Cristo" y juraba que estaba llevando el poder civilizador del cristianismo a nuevas playas en preparación para la segunda venida del Mesías.      
Pero al estudiar la conquista española de las Américas se ve que el verdadero dios de esos conquistadores de la clase alta de España era el oro. Conseguir oro era su mayor obsesión. En su último viaje Colón escribió: "El oro es lo más excelente. Quien lo posea puede hacer lo que quiera en el mundo".      
Este fetichismo del oro era una expresión de una sociedad feudal podrida que se estaba descosiendo por sus propias contradicciones internas. Las fuerzas moribundas del feudalismo europeo buscaban desesperadas unas décadas más de vida; y las fuerzas emergentes del capitalismo europeo estaban inyectando una sed de riquezas sin precedentes en la historia humana.
        
EL APOCALIPSIS LLEGO DEL MAR.      
"Serán buenos sirvientes.... Con 50 hombres podemos subyugarlos y hacer con ellos lo que queramos". ( Cristóbal Colón.)      
"Comparad entonces las bendiciones que han recibido los españoles de prudencia, ingenio, magnanimidad, templanza, humanidad y religión con los hombrecillos (los amerindios) en quienes no vereís ni rastro de humanidad, quienes no conocen la ciencia ni las letras y no preservan monumentos de su historia, con la excepción de ciertas oscuras y vagas reminiscencias de algunas cosas en ciertas pinturas. Tampoco tienen leyes escritas, sino instituciones y costumbres barbáricas. Ni siquiera tienen propiedad privada... Cómo dudar que esta gente --tan incivilizada, tan bárbara, contaminada con tantas impiedades y obscenidades-- ha sido conquistada justamente".
(Juan Ginés de Sepúlveda. Sacerdote español.)      
"Todas las historias que se han escrito sobre este viaje hacen que el lector apoye a los tres barcos. ¿Llegarán a su destino o no?... Pero sabiendo lo que pasó después de ese viaje, yo ahora leo los diarios de esos últimos días en el mar con ojos muy diferentes. Para mi han adquirido el drama de un asesino que se acerca cada vez más a sus desprevenidas víctimas".
(Hans Koning. Autor de "Colón: su empresa. La refutación del Mito").     
En su primer viaje Colón describió a los taínos como la gente más amable de la tierra. Con eso quería convencer a los reyes de España de que la conquista seria fácil.      
En su segundo viaje regresó con 17 barcos y mil doscientos hombres armados para fundar una colonia y conquistar las tierras. Ahora era oficialmente el "Gobernador del Nuevo Mundo".      
En ese viaje, Colón empezó a afirmar que varias tribus eran caníbales. Ese mito continúa hasta la actualidad. Sin embargo, el antropólogo W. Arens documenta que no se ha encontrado ninguna prueba de que los caribes comieran carne humana con regularidad como alimento, ni de que lo hiciera ningún grupo primitivo en otras partes del mundo.      
En ese entonces, los feudales europeos asaban vivos a científicos, mujeres y campesinos rebeldes en las plazas de mercado. Pero su agente Colón decidió pintar a los indígenas como bestias devoradoras de humanos para justificar la muerte de todo el que se opusiera a la invasión europea.      
Los españoles fundaron un asentamiento en la isla que Colón llamó La Española, donde hoy están Haití y la República Dominicana. En esa época tenía un nombre aruaco: Quisqueya. Para desgracia de sus habitantes fue una de las islas donde se encontró un poco de oro en la arena de los ríos.      
El gobernador Colón dio órdenes: cada hombre y mujer indígena mayor de 14 años debía entregar una cuota de oro a los conquistadores cada tres meses. A cambio recibían una moneda de cobre para colgarse al cuello. A los que no podían pagar el tributo les cortaban las manos o la nariz. La mayoría moría desangrada.       
En la isla no había grandes fuentes de oro. Los indígenas entregaron en poco tiempo sus objetos de oro y tuvieron que huir a las montañas donde los cazaron como animales.      
El fray español Bartolomé de las Casas cuenta que "los invasores se envanecieron más cada día" y después de un tiempo ya ni querían caminar. "Si iban de prisa, montaban el lomo de los indios" o eran llevados en hamacas por tandas de indígenas. El primer relato español de un encuentro sexual en el Nuevo Mundo describe la violación de una mujer indígena que Colón le dio a uno de sus oficiales.     
Hubo resistencia y los españoles la sofocaron. Colgaban a los aruacos de trece en trece, "en memoria de Nuestro Redentor y sus doce Apóstoles". A los caciques los quemaban lentamente en varas de hierro. Para que sus gritos de agonía no perturbaran el sueño de los españoles les amarraban la lengua. Al poco tiempo, comenzaron los suicidios en masa. Los aruacos se mataban y mataban a sus niños con un veneno de la planta de yuca. De las Casas escribe que a los españoles "no les chocaba acuchillar a decenas y veintenas de indios ni cortarles rebanadas para probar el filo de sus espadas". En la Española de Colón las tiendas vendían carne indígena para los perros, para entrenarlos para cazar indígenas.      
En los dos años en que Colón fue gobernador de la Española murió la mitad de la población aborigen. La mortandad fue tal que no se sabe cuanta gente vivía ahí antes de su llegada. Un estudio calcula que había 250 000 aruacos en 1492 y que veinte años después quedaron 10 000.       
Hoy el ministro de Turismo de la República Dominicana Fernando Rainieri fomenta el turismo a la isla con el tema de : "La tierra que Colón amó".
        
LOS METODOS DE COLON SE APLICAN A TODO EL CONTINENTE.      
Pronto, los métodos de Colón se aplicaron donde quiera que llegaron los europeos. Howard Zinn escribe: "Lo que Colón hizo con los aruacos de las Bahamas, Cortés lo hizo con los aztecas de México, Pizarro con los incas del Perú y los colonos ingleses de Virginia y Massachusetts con los Powhatans y Pequots".      
El siglo que siguió ha recibido el nombre de la "Gran Mortandad", aunque rara vez se menciona en los libros de historia burguesa. Es imposible saber cuántos amerindios murieron en ese tiempo. Bartolomé de las Casas escribió en 1552 que en el medio siglo de conquista española habían muerto más de 50 millones en todo el hemisferio occidental.       
Cuando los europeos destruyeron los dos principales imperios de las Américas --el inca de los Andes y el azteca de México-- dejaron de funcionar elaborados sistemas de abastecimiento de agua y de distribución de alimentos. Como consecuencia millones murieron de hambre.     
Nuevas enfermedades arrasaron partes del continente a donde todavía no habían llegado los europeos. Se calcula que durante el siglo XVI hubo 14 epidemias de enfermedades europeas entre el Río Bravo y Panamá, y 17 en la región andina. La malaria traído por los europeos, asoló las tierras tropicales bajas. A lo largo y ancho del continente las comunidades amerindias perdieron del 50 al 90% de su gente. De conjunto se calcula que murieron dos terceras partes de la población y la mayoría sin haber visto un blanco. Durante un siglo, cuando los españoles llegaban a conquistar una región, muchas veces encontraban pueblos en ruinas y esqueletos. Un cálculo moderno estima que nada más en Mesoamérica (del Río Bravo a Panamá) la población se redujo de 25 millones en 1492 a 1,5 en 1650.      
Después siguió la muerte por esclavitud. En su afán de extraer oro, los españoles mataron de trabajo a grandes cantidades de indígenas. En Nicaragua, se calcula que en la primera mitad del siglo XVI los tratantes de esclavos se llevaron a 200 000 indígenas para venderlos en las Antillas, Panamá y Perú. Para 1560, unos 40 000 esclavos indígenas trabajaban en las plantaciones de Brasil.       
Muchas islas quedaron despobladas. Las tribus de caribes y aruacos prácticamente desaparecieron. Para reemplazarlos, los españoles llevaron esclavos del continente americano y de África. Los escritores españoles inventaron una teoría para justificar esto: que los indígenas del Caribe eran "débiles" y no se podían adaptar a la disciplina del trabajo ni a la moral del cristianismo.      
Cuando "La Niña" volvió a España en 1492, llevó un grupo de esclavos. El primer viaje de Colón también fue el primer tráfico transatlántico de esclavos. Con la segunda expedición, llevaron 500 indígenas como esclavos a España. Colón escribió "En el nombre de la santísima Trinidad mandemos todos los esclavos que se puedan vender". Después de eso el genocidio de los indios del Caribe fue tan rápido que para 1518 (solo 26 años de la llegada de Colón) un barco español trajo el primer cargamento de africanos directo de las costas de Guinea al Caribe. La conquista española de las Américas es inseparable del transporte de docenas de millones de africanos en cadenas a una vida de esclavitud.
        

EL NACIMIENTO DEL CAPITALISMO.      
"El descubrimiento de los yacimientos de oro y plata de América, la cruzada de exterminio, esclavización y sepultamiento en las minas de la población aborigen, el comienzo de la conquista y el saqueo de las indias orientales, la conversión del continente africano en cazadero de esclavos negros: son todos hechos que señalan los albores de la era de la producción capitalista". (Karl Marx).      
La colonización europea fue uno de los proyectos más grandes de creación y traslado de riquezas de la humanidad. Después de robarse toda la plata y el oro que los incas y los aztecas habían acumulado, los españoles obligaron a ejércitos de esclavos a crear nuevas riquezas a punta de fusil. Vaciaron montañas enteras en búsqueda de plata. Organizaron grandes plantaciones de tabaco y azúcar. A los españoles les siguieron otros europeos: los portugueses, los holandeses, los ingleses, los franceses y los rusos. Una riqueza nunca antes soñada inundó a Europa, dejando al mundo indígena en la ruina.      
Colón fue el brazo desesperado de un orden feudal podrido que conquistó las Américas para salvarse. Pero, irónicamente la "acumulación primitiva" de tanta riqueza hizo que dicho orden social se fuera a pique. En los dos siglos siguientes hubo una explosión de comercio. Se formaron y despacharon ejércitos de mercenarios. A miles y luego millones de, africanos los secuestraron y los mandaron al otro lado del océano en cadenas, a cambio de ron, algodón y otros productos. Y cada paso de ese comercio enriqueció y le dio poder a la clase emergente de los capitalistas mercantiles.     
Los feudales españoles cayeron en la decadencia, en el mismo momento en que su imperio llegó a su apogeo. Durante el siglo XVI, la corona cayó en quiebra dos veces. La plata americana desencadenó una enorme inflación que subió el precio de los productos españoles. Durante un siglo los indígenas sacaron de las minas un río de plata y oro; mandó de las Américas a España y de ahí a manos de los capitalistas mercantiles de Europa del Oeste con quienes estaban endeudados los caballeros españoles.
        
En "El capital", Karl Marx escribe:     
"La súbita expansión del mercado mundial, la multiplicación de las mercancías circulantes, la rivalidad entre las naciones europeas, en su afán de apoderarse de los productos de Asia y de los tesoros de América, el sistema colonial, contribuyeron esencialmente a derribar las barreras feudales que se alzaban ante la producción".      
La plata robada por los feudales españoles acabó en los cofres de los mercaderes italianos, sur-alemanes y holandeses, y convirtió a Holanda en la principal nación capitalista del siglo XVII. El renacimiento de Rembrandt se alimentó con la esclavitud y muerte de indígenas y africanos en las Américas.      
En los siglos siguientes Europa experimentó grandes trastornos y cambios. Las guerras de campesinos y la Reforma protestante señalaron la disolución del viejo orden feudal. En el transcurso de los próximos siglos, surgiría la producción industrial capitalista en los centros donde el capital mercantil estaba acumulando grandes riquezas.      
En una carta a Fredrich Engels, Marx escribió: "La tarea real de la sociedad burguesa consiste en la creación del mercado mundial, al menos en líneas generales y en la producción en que se asienta este mercado".
        
EL SIGNIFICADO DE COLON Y DE LA CELEBRACIÓN.      
A los imperialistas yanquis les encanta Colón. Han bautizado en su honor ciudades, condados, ríos, universidades, calles y hasta su capital y ahora están organizando una celebración global.     
Pero, para el pueblo los hechos son claros: Colón fue un ladrón, un invasor, un organizador de la violación de las mujeres indígenas, un tratante de esclavos, un fanático religioso reaccionario y el director personal de una campana de matanza de gente indefensa.      
La burguesía tapa esas verdades y hace celebraciones en su honor.      
Dicen: "¿Por qué no podemos honrarlo por ser un buen navegante y por su valor?". Colón estaba completamente perdido cuando llegó a las playas de las Bahamas. Hasta su muerte juró que había llegado a la orilla este de la India (¡Que en realidad queda a medio continente!). En su segundo viaje hizo firmar a la tripulación papeles estipulando que si le decían a alguien que la isla de Cuba no era China les haría cortar la lengua. Sus diarios muestran que no lo impulsaba el valor, la curiosidad ni la aventura, sino el más extremo afán de saquear y esclavizar a gente desarmada.      
Dicen: "¿Por qué no podemos juzgar a Colón con los criterios de su época, no de la nuestra?". Esto dice mucho, podemos preguntar ¿cuáles criterios de 1492, quieren usar? ¿Los de los campesinos rebeldes de España? ¿O los de los conquistadores?      
Incluso adoptan un tramposo tono "multicultural" y dicen: "¿Por qué no podemos celebrar todas las culturas que se unieron para formar la América de hoy?" "¿No podremos usar esta celebración para cicatrizar las heridas del pasado?". La respuesta es que esa posición no distingue entre opresor y oprimido: el conquistador español y el indígena subyugado no son apenas dos "patrimonios" que debemos celebrar. ¿Por qué cicatrizar heridas cuando esa celebración glorifica la opresión capitalista que continúa, cuando el legado de ese pasado está estampado en todos los sucesos y relaciones sociales de nuestro presente?      
Es más, hay que darle vuelta a la tortilla: ¿Quién puede celebrar y honrar a semejante hombre y sucesos? ¿Y qué dice de las clases dominantes de hoy el que estén organizando una celebración global?       
En El Capital Marx señalaba una lección del tratamiento de los amerindios. Escribe: "Hay que estudiar detalladamente este tema para ver qué hace de si y del trabajador la burguesía cada vez que pueda moldear sin restricciones el mundo a su imagen y semejanza".
        
El compañero dakota le contó al reportero del OR una historia del pasado: "Se dice que la primera vez que los indígenas capturaron a un español lo mataron con mucho cuidado. Lo apuñalaron muchas veces y lo tuvieron bajo agua cuatro horas. Querían ver si moriría como los demás".     
Los conquistadores europeos decían que su Cristo resucitó y tenía poder sobre la muerte. Así que los indígenas pusieron a prueba esa tesis. Se dice que pusieron un guardia día y noche a cuidar el cadáver del primer español muerto durante varias semanas, hasta que se pudrió y quedaron seguros de que estaba muerto. El descubrimiento de que los europeos eran mortales fue el comienzo de la verdadera resistencia.     
Los gobernantes de hoy dicen que son invencibles pero en realidad se puede acabar con su sociedad, cuando se haya hecho eso, pondremos guardias a vigilar el cadáver..... para asegurarnos de que no resucite.
               
¿COMO PUDO HABER "DESCUBIERTO" UN LUGAR DONDE YA VIVÍA GENTE?       
Las clases dominantes de Europa y Estados Unidos siempre han dicho que "Colón descubrió a América". Pero es un hecho indisputable que las Américas estaban habitadas de punta a punta cuando él llegó.      
Desde los tiempos de Cristóbal Colón, el punto de vista de los opresores ha sido que los indígenas no cuentan como seres humanos. Dicen que la "tierra estaba vacía", lista para la conquista y asentamiento de los europeos. Sus habitantes también estaban "vacíos", no tenían cultura ni humanidad y estaban listos para la esclavitud o la muerte.     
Cuando Colón desembarcó por primera vez escribió sobre los taínos: "..ellos andan todos tan desnudos como su madre los parió... Ellos deben ser buenos servidores de buen ingenio.... Creo que será fácil convertirlos al cristianismo porque no veo que tengan religión. Si Dios lo permite, le llevaré seis a su Alteza para que aprendan a hablar".      
En su libro "La conquista del Paraíso" Kirpatrick Sales habla de ese punto de vista: "no tenían ropa, armas, posesiones ni hierro. Parece que tan poco tenían religión y ni siquiera habla: por lo tanto no servían sino para ser sirvientes y cautivos. Claramente lo podemos llamar el nacimiento de la esclavitud americana".     
Colón escribió: "Cómo bestias, dieron todo lo que tenían". La propia hospitalidad de los taínos le parecía una indicación de que eran inferiores.      
Siglos más tarde, la burguesía estadounidense todavía tiene el mismo punto de vista. En casi todas las prepas enseñan las palabras de Alexis de Tocqueville, un escritor francés del siglo XIX. "Los únicos habitantes de Norteamérica eran tribus nómadas que ni pensaban en sacar provecho de las riquezas naturales de la tierra". De Tocqueville agregó que era: "un continente vacío, una tierra desierta que esperaba a sus habitantes". El subtítulo de una serie del canal de TV educativa PBS sobre Colón es "La edad del descubrimiento".     
El punto de vista científico es radicalmente diferente.     
Hecho: El hemisferio occidental en realidad lo descubrieron y lo poblaron olas de pueblos nómadas que vinieron de Asia, atravesando el estrecho de Behring, hace por lo menos 20 000 años. En 1492, en lo que ahora llamamos las Américas, vivían de 75 a 100 millones de personas, posiblemente dos veces más que en Europa. El hemisferio estaba lleno de antiguas y complejas culturas. A pesar de lo que escribió Colón, se hablaban unos 2200 idiomas (más que en Europa y Asia, combinados).      
Incluso las tribus que se consideraban más primitivas tenían culturas comunales y usaban de modo ingenioso los recursos naturales. Apenas un ejemplo: los indígenas de Sudamérica fueron los primeros en procesar el caucho para hacer botellas de agua, zapatos y tubos. También tienen profundos conocimientos de drogas como la ipecacuana, el curare, la quinina y muchas que la cultura occidental todavía no ha aprendido a usar.      
Además, los pueblos indígenas eran "civilizados" incluso de acuerdo a los criterios europeos. Por lo menos cuatro grandes culturas comenzaban a tener ciudades y una sociedad de clases: los incas, los aztecas, los mayas y los mississipianos.      
Para el año 1 000 D.C. Cahokia, la capital de los mississipianos (cuyo verdadero nombre no se conoce), se extendía a lo largo de unos 10 kilómetros en las orillas del río Mississipí y tenía unos 30 000 habitantes, más que la población de Londres en ese entonces. En Cahokia se encontraban más de 100 túmulos (o terraplenes); uno de ellos tenía una altura de 10 pisos y era más grande que las pirámides egipcias. Se calcula que decenas de miles de personas los construyeron a lo largo de varios siglos.     
Dos civilizaciones prosperaban cuando llegaron los españoles: el imperio azteca (o mexica, como lo llamaban sus habitantes) y el imperio inca. Cuando llegaron los españoles, centenares de miles de personas vivían en Tenochtitlán, la capital azteca, que estaba construida sobre islas artificiales en medio de un lago y a la que se llegaba por un complejo sistema de calzadas elevadas.      
Si se sabe muy poco de estas culturas es porque los españoles inmediata y sistemáticamente se pusieron a destruirlas. En dos años lograron destruir a Tenochtitlán y la mayoría de sus archivos y obras de arte. Los españoles no "trajeron la civilización" cuando vinieron; la destruyeron con la espada.       
Decir que Colón "descubrió" a los pueblos y tierras de que se apoderó es como decir que un violador "descubre" a la mujer que viola.
        
Tomado del "Obrero Revolucionario".
Semanario norteamericano.  
11 de octubre de 1992.
        
        
        
        
        
        
        
        
        
        
        

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada